El exconcejal en prisión por maltrato sumará un año y tres meses de prisión a su condena por alzamiento de bienes

Un Juzgado de Ponferrada impone la misma pena para sus dos hijos al considerar que les donó varios inmuebles para “eludir responsabilidades civiles” en la causa por la agresión a Raquel Díaz

El Juzgado de los Penal Ponferrada acoge el juicio contra el exconcejal de Ponferrada, Pedro Muñoz, y sus dos hijos por un presunto delito de alzamiento de bienes

El Juzgado de los Penal Ponferrada acoge el juicio contra el exconcejal de Ponferrada, Pedro Muñoz, y sus dos hijos por un presunto delito de alzamiento de bienes / César Sánchez - Ical

Ical

El Juzgado de lo Penal de Ponferrada emitió hoy una sentencia en la que condena a un año, tres meses y un día de prisión al exconcejal de la capital berciana, Pedro Muñoz, por un delito de insolvencia punible por alzamiento de bienes, que se sumará a las penas anteriores de 16 años y once meses de cárcel por un delito de maltrato habitual en el ámbito familiar, otros tres de maltrato en el ámbito familiar y uno por lesiones agravadas, con los agravantes de parentesco y discriminación por razón de género, contra su exmujer, Raquel Díaz.

Sus dos hijos también han sido condenados en los mismos términos al considerarles también culpables de alzamiento de bienes por el intento del político de donarles varios inmuebles mientras permanecía en prisión preventiva después de haber agredido a su exmujer.

Donación

El magistrado de la causa consideró probado, tal y como se recoge en la sentencia hecha pública este miércoles, que cuando Muñoz ya se encontraba en prisión otorgó un poder judicial a sus dos hijos para “salvaguardar la totalidad de los inmuebles de los que era propietario y eludir las posibles responsabilidades civiles a las que pudiera tener que hacer frente como consecuencia del procedimiento penal al que se enfrentaba, asegurándole su uso y disfrute futuro pero sacándolos de su patrimonio personal mediante una donación a favor de los hijos”.

Con este poder en sus manos, los hijos del exconcejal acudieron a un notario, “alegando motivos de urgencia” para llevar a cabo “una escritura pública de donación en virtud de la cual su padre les donaba pura, simple y gratuitamente la totalidad de las fincas e inmuebles de los que era propietario”.

Durante el juicio celebrado en Ponferrada el pasado 27 de mayo, Pedro Muñoz aseguró que solo pretendía “conseguir liquidez para hacer frente a sus deudas” donando esas propiedades a sus hijos para que intentasen hipotecarlas. Unas declaraciones que para el juez resultaron “interesadas, confusas y no acreditadas”.

No obstante, el magistrado consideró que “sus propios actos, la abundante y contundente prueba documental obrante en las actuaciones y la información obtenida de los interrogatorios demuestran una realidad en la que se pone de manifiesto la comisión de una acción maliciosa por parte de los acusados para tratar de salvaguardar el patrimonio inmobiliario eludiendo las responsabilidades civiles que pudieran derivarse del procedimiento penal abierto contra él y en el que ha resultado finalmente condenado en primera instancia”.