Las Edades de la hospitalidad

Villafranca del Bierzo acoge a partir de hoy y hasta el próximo 27 de noviembre la XXVII edición de Las Edades del Hombre, que llegará la próxima semana a Santiago de Compostela

Laura Sánchez (Ical)

Villafranca del Bierzo vive desde hoy uno de los hitos más importantes de su historia, la XXVII edición de la exposición de arte sacro Las Edades del Hombre. Una cita inédita por dos aspectos: es la primera de las ediciones de la muestra que se celebra entre dos comunidades autónomas, Castilla y León y Galicia; y la iglesia de Santiago acoge una experiencia inmersiva, con un audiovisual creado por profesionales que han participado en prestigiosas series como "Juego de tronos".

Precisamente ese templo es la primera parada de "Hospitalitas: La gracia del encuentro/ A graza do encontro", en castellano y gallego. La hospitalidad es el hilo conductor en esta ocasión, una virtud que se ejercita con los peregrinos que llegan tanto a Villafranca del Bierzo como a Santiago de Compostela, la otra sede de la muestra de este año. "Hospitalitas" hace referencia a la acogida del extraño, del extranjero, del forastero, del que no es de nuestra casa, invitándonos a ser hospitalarios para con el otro, e iluminando la esperanza y la espera en una hospitalidad final. Por eso esta edición hace un recorrido por diferentes elementos religiosos vinculados a ella y al Camino de Santiago, que unen la capital compostelana y la "pequeña Compostela". Un relato centrado, especialmente, en imágenes y textos que reflejan la hospitalidad a lo largo de la historia.

Experiencia inmersiva

‘Hospitalitas’, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 27 de noviembre y que cuenta con ambientación musical a cargo del músico toresano David Rivas, se ubica en dos lugares emblemáticos de Villafranca del Bierzo, como son la iglesia de Santiago, con su Puerta del Perdón, donde los peregrinos que no pueden llegar a la capital compostelana por enfermedad pueden lograr el Jubileo, y la Colegiata de Santa María.

El recorrido se inicia en el primer templo, con una potente propuesta audiovisual que se proyecta en cuatro pantallas y que introducen al visitante en la temática de esta edición de una forma impactante. Una apuesta innovadora de la Fundación Las Edades del Hombre, pionera en la difusión del arte religioso, con la que se aborda esa hospitalidad a lo largo de la historia y cómo se ve en la actualidad.

La visita continua en la Colegiata, que alberga 110 piezas llegadas desde diferentes puntos, como la Diócesis de Astorga, la Archidiócesis de Burgos, la de Valladolid, la Diócesis de León, Zamora u Orense, que cede a Villafranca para esta ocasión una importante pieza de alabastro chino-filipino que se guarda en la localidad de Celanova. También se puede ver ‘La visión de San Francisco’ de El Greco, que llega desde la Diócesis de Cádiz o estatuas del prestigioso escultor Luis Salvador Carmona. La muestra se estructura allí en cuatro estancias principales (vinculadas con la letra, la alegoría, el sentido moral y la anagogía), más el Preludio y los testimonios finales.

Preludio y estancias

El primer espacio con el que se encuentra el visitante es el Preludio, lugar donde se resumen todas las formas de la hospitalidad, tanto corporales como espirituales, que la tradición cristiana recogió de las enseñanzas evangélicas, de la creencia popular y de los catecismos. Todas las piezas que se pueden ver en este espacio, de casi 90 metros cuadrados, se agrupan bajo el título "Obras de misericordia".

El recorrido sigue a través de cuatro estancias. La primera se denomina "Littera Gesta. Todo parte de una historia", y está compuesta por imágenes relacionadas con hechos de hospitalidad y personas hospitalarias. Las esculturas escogidas nos recuerdan que la historia humana, los relatos mitológicos y las vidas de grandes hombres están construidas por hechos y acciones de hospitalidad.

El relato continua en la segunda estancia, "Allegoria Credere. ¿Qué he de creer?", con las alegorías como protagonistas. De nuevo se muestran figuras, pero ahora la invitación al visitante es a detenerse ante ellas para observar lo que late tras lo que está contemplando, la imagen de Dios que trasciende lo narrado.

La tercera estancia habilitada en la Colegiata villafranquina lleva por título "Moralis Agere ¿Cómo he de actuar?". La idea es acercar al visitante a la hospitalidad vista desde la perspectiva del deber cristiano. Se añade la historia de la salvación, la historia de la hospitalidad de Dios. La lectura moral de las imágenes de este espacio presenta al otro como el rostro de Dios, un icono de Dios mismo. Lo que las imágenes narran en la primera parte de la exposición y dan a entender sobre Dios en la segunda, se concreta aquí en el mandato moral de cuidar a los demás como a uno mismo.

"Hospitalitas" se cierra en la cuarta estancia, "Anagogia Tendere. ¿Qué me cabe esperar?", en un recorrido que lleva hasta la patria, la “Jerusalén celeste”. Aquí se muestran imágenes del primer y último paraíso, de la hospitalidad primera y última, entre las que se viven las consecuencias del pecado original.

La exposición estará abierta a lo largo de seis meses, tanto en Villafranca como en Santiago de Compostela, donde se espera la apertura de "Hospitalitas" la próxima semana, con piezas repartidas entre la Catedral y el Monasterio de San Martín Pinario.