PLENO DE LAS CORTES DE CASTLLA Y LEÓN

Mañueco anuncia un nuevo Plan 42 más tecnológico para prevenir los incendios en Castilla y León

El presidente de la Junta defiende la gestión de su Gobierno en un año de “temperaturas excepcionales” que han golpeado a la Comunidad con 82.000 hectáreas arrasadas

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, comparece ante el pleno de las Cortes de Castilla y León.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, comparece ante el pleno de las Cortes de Castilla y León. / Rubén Cacho

ICAL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, anunció hoy un nuevo Plan 42 para la prevención integral de los incendios forestales y una plataforma digital autonómica común para el seguimiento de planes locales, pero pidió aparcar el fuego de “la confrontación política y el ventajismo electoral”, para lo que tendió la mano y demandó a los grupos “no dejar pasar esta oportunidad”.

En su comparecencia a petición propia ante el pleno de las Cortes de Castilla y León para informar sobre la campaña contra incendios forestales 2022, Fernández Mañueco defendió la gestión realizada por su Gobierno ante los incendios que han golpeado a Castilla y León este verano y que han arrasado 82.000 hectáreas y las medidas puestas en marcha para las personas y zonas afectadas.

Puedes seguir en directo el Pleno de las Cortes de Castilla y León, aquí:

Su comparecencia se produce después del acuerdo en el marco de la Mesa del Diálogo Social en materia de incendios, que supondrá tener el operativo durante todo el año y que incrementa en esta legislatura 126 millones de euros para la mejora de las condiciones laborales de los profesionales.

La prevención, en el nuevo punto de mira

Así, indicó que se elaborará un nuevo Plan 42, el Plan 42.3, que comenzara en 2023, para la prevención integral de los incendios forestales, actuando sobre el origen y las causas no naturales que motivan la mayoría de nuestros incendios, con tecnologías de análisis de datos “big data” y Sistemas de Información Geográfica (SIG).

Entre los anuncios, además del Plan 42, avanzó una nueva plataforma tecnológica de gestión de la información de las emergencias por incendios forestales, que mejore la seguridad y el trabajo de todo el personal ligado al operativo, en particular del personal que participa activamente en la extinción de los incendios.

EL CDF, el nuevo departamento contra el fuego

También, adelantó la creación de un nuevo departamento tecnológico ligado al Centro de Defensa contra el Fuego (CDF), con sede en León, y subrayó que se va a incrementar la colaboración con CESEFOR, el Centro de Servicios Forestales de Soria, para aplicar medidas del “modelo de éxito de los montes de Soria al resto de la Comunidad”.

Igualmente, explicó que se culminará la actualización del Plan de Protección Civil ante Emergencias por incendios forestales (Infocal), planes locales de protección de emergencias, una plataforma digital autonómica común para la elaboración, revisión, homologación y seguimiento y evaluación de los planes y parques de bomberos comarcales.

No obstante, apeló a la responsabilidad compartida de las administraciones y subrayó que los incendios deben ser política de estado, para lo que planteó una Conferencia de Presidentes, y de Comunidad. “Apaguemos el fuego de la confrontación política. No es bueno señorías”, advirtió.

“Les ofrezco una mano tendida para que, entre todos, podamos alcanzar los máximos niveles de acuerdo posible. No dejemos pasar esta oportunidad”, zanjó el presidente de la Junta en su comparecencia.

Labor del operativo

Al inició de su intervención, afirmó que la campaña ha sido “dura, complicada y la peor de las últimas décadas” con daños importantes y la pérdida de tres personas, a los que realizó un reconocimiento.

Se refirió a que las altas, “excepcionales e inéditas” temperaturas, con olas de calor de 42 días seguidos, han provocado hasta el 30 de septiembre más de 1.400 incendios, de ellos 19 de nivel 1 y 26 de nivel 2, con riesgo para bienes y personas, en los que han ardido 82.000 hectáreas, con arbolado, monte bajo o pastos.

“La actuación del operativo impidió un daño potencial de mayores proporciones”, anotó, para reseñar que en la época de peligro alto ha habido en su extinción 4.540 profesionales y 806 medios materiales, para indicar que, sobre las causas, el 92 por ciento son intencionados por negligencia o accidentes y solo el 8 por ciento por causas naturales.

Tras reconocer que los incendios han golpeado “con especial virulencia” a la Comunidad, en especial los de la Sierra de la Culebra, Losacio, Monsagro, Navafría, Montes de Valdueza, Quintanilla del Coco y Hoyo de Pinares-Cebreros, relató que su Gobierno puso en marcha un primer Plan de Recuperación Ambiental y Socioeconómica de los municipios afectados por el incendio de la Sierra de la Culebra dotado inicialmente con 35 millones de euros, ampliado con otros 30 millones para la zona afectada por el incendio de Losacio, hasta los 65 millones actuales.

Fernández Mañueco advirtió de que “vamos a seguir conviviendo en el futuro” con incendios de esas dimensiones, pero situó en la línea de mejorar la extinción y prevención el reciente acuerdo en la Mesa del Seguimiento en materia forestal que permitirá que el operativo esté vigente durante todo el año.