El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, valoró ayer en Burgos que la Administración autonómica ofrece ayudas directas, financiación, suelo a bajo precio y apoyo a la internacionalización con el reto de llegar a las 8.000 empresas exportadoras en la comunidad garantiza que se bajarán impuestos para ayudar a la recuperación. Lo hizo durante su intervención en el acto de clausura del 75 aniversario del Grupo Nicolás Correa.

En este sentido, Fernández Mañueco aseguró que la Junta va a exprimir todo el potencial de Castilla y León para que sea un foco principal de atracción de inversiones y de empresas. Por ello, trasladó al sector empresarial que “quienes quieran crecer, innovar o instalarse en Castilla y León, generando modernización, riqueza y puestos de trabajo, siempre van a tener a la Junta a su lado”.

El jefe del Ejecutivo autonómico destacó la apuesta por el tejido empresarial y el impulso de la conectividad y la digitalización de 15.000 empresas, pymes y autónomos, así como favorecer el equilibrio y la cohesión territorial de toda la comunidad con planes industriales prioritarios y desarrollo de los polígonos industriales como el Parque Tecnológico de Burgos.

En este punto, Fernández Mañueco recogió el guante lanzado por el alcalde de la ciudad, Daniel de la Rosa, relativo a la necesidad del Parque Tecnológico de Burgos para las empresas de la provincia y señaló que “hay que esperar”. Se trata de una obra, recordó, que “lleva muchas circunstancias” y que “se ha licitado recientemente”. “Queremos que esto sea un compromiso pero lo que queremos es que sea una realidad lo antes posible”, enfatizó, al tiempo que añadió: “Queremos también apostar por otros proyectos que permitan mantener ese equilibrio territorial en la provincia de Burgos y en la comunidad”.

“En momentos como los actuales de especial dificultad, con precios de la energía disparados, con desabastecimiento de componentes y materias primas, y una inflación desbocada”, Fernández Mañueco recordó que la Junta ha actuado con una batería de medidas por importe de 470 millones para ayudar a familias, trabajadores y empresas, bajando impuestos para ayudar a la recuperación. “Castilla y León tendrá los impuestos más bajos de su historia”, defendió, tras reivindicar esta política como “mejor remedio” para la recuperación económica.

El presidente también aprovechó su intervención para felicitar al Grupo Nicolás Correa por su 75 aniversario: “Un periodo de tiempo repleto de dificultades y desafíos pero también de éxitos y de posibilidades de futuro”, resaltó, al tiempo que valoró que esta multinacional haya sido capaz de “transformarlas en oportunidades de futuro”.

Las empresas, referentes

Fernández Mañueco subrayó que esta empresa se ha convertido en “referentes indiscutibles” en el panorama industrial burgalés, y también en el autonómico, nacional e internacional. “Habéis contribuido a hacer de Burgos la punta de lanza industrial de Castilla y León”, exclamó, y añadió: “Y una de las provincias con más peso industrial de toda España”. “Un ejemplo de innovación continua y, sobre todo, seguís fieles a un modelo de negocio que os hace fiables en lo industrial, pero también en lo personal, y también fuera de nuestras fronteras, fundamentalmente, en China”, manifestó. Finalmente, brindó el apoyo de la Junta como ha sido durante las últimas décadas en un “claro ejemplo” de colaboración público-privada, que, aseguró, “va a ser un éxito para nuestra tierra”.