Castilla y León ha sido seleccionada como una de las tres comunidades españolas que contarán con un Centro de Incubación de Proyectos Aeroespaciales (BIC), promovido conjuntamente entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), junto a Madrid y Cataluña. El proyecto, desarrollado por la Consejería de Economía y Hacienda a través del Instituto para la Competitividad Empresarial de la Junta (ICE), tiene un presupuesto de 1,15 millones de euros para su puesta en marcha y funcionamiento, cofinanciado al 32,48 por ciento (375.000 euros) por parte de la Agencia Espacial Europea.

La incubadora de proyectos espaciales de la ESA es un proyecto de implantación regional cuya sede principal estaría en el Parque Tecnológico de León, aprovechando la inercia en el desarrollo de iniciativas relacionadas con el sector aeroespacial y las sinergias con otros organismos. Además, en función de los proyectos que se puedan acoger a la iniciativa, se prevén otras ubicaciones que pudieran decidir los emprendedores.

Según detallan desde el Gobierno regional en un comunicado, Castilla y León cuenta con una importante cadena de valor en el sector aeroespacial y aeronáutico, con cincuenta y cinco empresas y entidades relevantes dentro de este campo, entre las que destacan las cuatro universidades públicas, la red de centros tecnológicos y centros de relevancia en la Comunidad, como INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial), Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad), Centro de Láseres Pulsados (CLPU) y Centro de Supercomputación Scayle, entre otros. Asimismo, en la Comunidad se asientan empresas de gran prestigio en el ámbito aeroespacial, como Altran, Ecosat, Deimos, Aciturri, Safrán, Telefónica, Indra o GMV.

Asesoramiento y ayuda técnica

Desde el nuevo centro se prestarán, entre otros, servicios de asesoramiento, ayuda técnica y financiera, así como la validación de modelo de negocio para fomentar el emprendimiento vinculado al sector aeroespacial. Además, las universidades, corporaciones y entidades que trabajan en torno al sector aportarán apoyos y recursos de altísimo valor técnico para la validación y prueba de las tecnologías propuestas por la startups.

La suma de todos los recursos permitirá acelerar los proyectos de este ámbito surgidos en Castilla y León, así como atraer otros de fuera de la comunidad que vean en este programa una oportunidad de desarrollo futuro. Por ello, el centro ESA BIC de Castilla y León constituye una gran oportunidad para atraer talento muy cualificado a la comunidad e impulsar la transferencia de tecnologías del campo aeroespacial a otras industrias y sectores de la economía.