La despoblación y abandono de las zonas rurales es el principal problema para el 45,8% de los castellanoleoneses, seguido del paro (25%), tal y como indica el sondeo de Sigma Dos coincidiendo con el cierre de 2021. El tercer problema más señalado por los encuestados es la política y los políticos (17,5%), el cuarto, la falta de industria (14,1%) y el quinto, los servicios sanitarios (12,6%), según se desprende del barómetro de Sigma Dos.

Por debajo del diez por ciento los resultados señalan el envejecimiento de la población (9%), el olvido de la comunidad (7,3%) y el cierre de negocios (6%). En torno al cinco por ciento, el barómetro sitúa la falta de recursos e inversión (5,4%), el coronavirus (5,3%) y la crisis económica (5%).

Por otra parte, el 52,7% de los castellanoleoneses encuestados declara que el nivel de ingresos de su familia no se ha visto reducido como consecuencia de la crisis del coronavirus, frente al 41% que sí indica el resentimiento en su economía en mayor o menor medida. En concreto, el 20,2% apunta que sus ingresos se han reducido menos del 15%; un 14% valora el impacto como bastante negativo, al ver recortada su renta entre un 15% y un 50% y el 6,8% sostiene que el impacto ha sido muy alto, reduciendo los ingresos en más de un 50%.

En cuanto al dato por segmentos poblacionales, según apunta el sondeo, son los mayores de 65 años, un 65,7% de los encuestados, quienes menos han sufrido las consecuencias de la crisis del coronavirus. Por contra, más del 50% de los castellanoleoneses entre 30 y 44 años señalan que han visto resentida su renta. Por sexo, el barómetro arroja datos similares, indicando que más del 50% tanto de hombres como de mujeres no han registrado una reducción de sus ingresos. El sondeo de Sigma Dos se ha realizado a 4.000 castellanoleoneses.

El 27,2% aprueba la gestión de la recuperación económica

Los castellanoleoneses manifiestan opiniones muy divididas sobre cómo creen que se afronta en Castilla y León la recuperación económica, ya que el 27,2% aprueba este proceso (lo califican bien o muy bien), frente al 22,8% que considera lo contrario, según se desprende del sondeo de Sigma Dos. El 42,8% de los encuestados estiman que ni bien ni mal. La división de percepciones se extiende en todos los segmentos de población. La visión positiva de este proceso se acentúa entre los menores de 30 años (36,2%) y los mayores de 65 (34,3%. Entre las personas de 30 a 44 años predominan las opiniones de que se está afrontando mal o muy mal (29,1%), sensación compartida por el 26,9% de la población de 45 a 64 años. En el conjunto del electorado, la impresión positiva respecto a esta cuestión es dominante entre los simpatizantes del PP (40,7%). Entre los votantes del resto de los partidos son más frecuentes las opiniones desfavorables. Así, los datos registran en esta línea un 32,6% en el caso de los partidarios de UP-Equo, un 31%o entre los partidarios de Por Ávila, un 30,2% entre los simpatizantes de Vox, un 26,3% de los socialistas, uno de cada cuatro en el caso de UPL y un 23,5% entre los partidarios de Cs.