La localidad de Castrillo Mota de Judíos (Burgos) amaneció hoy llena de insultos y amenazas antisemitas y contra su alcalde, Lorenzo Rodríguez. “Sorpresa, indignación y tristeza” son los sentimientos de los vecinos de este municipio burgalés, que se han encontrado esta mañana con el pueblo lleno de pintadas insultantes contra su regidor municipal y contra la cultura judía, según indicaron hoy fuentes municipales.

Las pintadas aparecieron en tres focos concretos del pueblo, la sede del Ayuntamiento de Castrillo, la señalética de la carretera y el futuro centro de la Memoria Sefardí, que se está construyendo en la localidad. En ellas se puede leer “alcalde vendido al judío asesino”; “Torquemada era camarada”, “vivan los Reyes Católicos” y tachones sobre la estrella judía y nombre de la localidad; así como una cruz solar como firma del atentado, símbolo utilizado a lo largo de la historia por diferentes grupos religiosos y del que se han apropiado otros radicales de diferentes tendencias.

Pintadas contra el alcalde. Ical

Rodríguez, tras realizar la denuncia en la Guardia Civil, declaró que lo ocurrido en Castrillo esta madrugada es una muestra más de la “cobardía” de algunas personas y de “grupos” que usan la violencia para mostrar “su falta total de cultura” y con el único fin de “hacer daño”. Desde que el pueblo cambió su nombre de Matajudíos por Mota de Judíos, en alusión al asentamiento sefardí en las inmediaciones del pueblo, Rodríguez subrayó que ha trabajado por levantar el futuro Centro de la Memoria Judía de Castilla y León en el Camino de Santiago, un espacio que está previsto se inaugure a lo largo de 2022.

Rodríguez sentenció que “nada nos va a detener” en la idea de ponerlo en marcha y llenarlo de contenido, porque se trata de “un espacio vivo”. Recordó que su empeño “va a seguir adelante” a pesar de las amenazas. Este episodio, que calificó de “violento, intolerante y vil” no les va a impedir, según el alcalde, seguir trabajando “por el pueblo, los vecinos y por la cultura pasada que un día forjó nuestro presente”.

Así, confió en que se detenga a los infractores y que se les aplique la ley porque entiende que este ataque “es un atentado contra las cosas, pero también contra las ideas” y en un día como el de la Constitución, “es una afrenta directa a la democracia, a las ideas y a la libertad individual y colectiva de un pueblo”.