Los socios de PP y de Ciudadanos salvaron ayer, en el pleno de las Cortes, las enmiendas a la totalidad a los presupuestos para el próximo año con la abstención de Por Ávila, formación con la que negocian su aprobación, mediante las enmiendas que presente, en el pleno del 22 y 23 de diciembre. Las enmiendas a la totalidad de los grupos socialista y mixto (Podemos, Vox y UPL) contaron con 40 votos a favor y otros 40 en contra (PP y Cs) y una abstención de Por Ávila, por lo que fueron rechazadas. El procurador de Ciudadanos Francisco Javier Panizo emitió su voto de forma telemática.

Los presupuestos inician ahora su debate de las enmiendas parciales, donde ya el procurador de Por Ávila, Pedro José Pascual, advirtió de que “faltan compromisos” que “sí o sí” se tendrán que recoger si quieren PP y Cs que las cuentas sean aprobadas en el mes de diciembre.

En su presentación ante el pleno, el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, afirmó que son unos presupuestos “realistas y prudentes” y pidió el apoyo de los grupos para “la transformación” de la comunidad. Por su parte, la socialista Rosa Rubio manifestó que son “poco ambiciosos” para la recuperación económica y social y atribuyó “la lluvia de millones” a las transferencias del Estado y a los fondos europeos negociados por el presidente Pedro Sánchez.

Lo que no compartió el popular Raúl de a Hoz, quien acusó a los socialistas de “molestarles” que la comunidad “vaya bien” y defendió que su crecimiento se produce por los fondos europeos, pero también por la recaudación de los impuestos propios y cedidos y por el pago de la liquidación del IVA.

Rubio y De la Hoz confrontaron en que sean los presupuestos que necesita la comunidad para su recuperación después de la pandemia, ya que para la primera son insuficientes y para el segundo son realistas, y centrados en las políticas sociales y la dinamización económica.

Más gasto social

Durante la presentación de las cuentas, el consejero Carriedo recordó que los segundos presupuestos del Gobierno que dirige Alfonso Fernández Mañueco alcanzan la cifra más alta de la historia gracias a los fondos europeos, con 12.835 millones de euros y una subida del 4,42% respecto a los ahora vigentes, con “más gasto social, mas actividad económica, más inversión y menos impuestos”.

Ante la Cámara, destacó también que los gastos financieros se reducen en casi quince millones de euros, sumando ocho años seguidos de rebaja de este capítulo, que se ha minorado en más de doscientos millones de euros en este periodo a pesar del incremento en el volumen de deuda autonómica. Y anotó que el presupuesto incluye dos grandes novedades en su planteamiento: orienta sus recursos a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que plantea la Agenda 2030 de Naciones Unidas e incorpora a los ingresos los Fondos europeos de nueva generación.

El consejero sostuvo que el presupuesto es “coherente con una política fiscal acertada, moderada, justa y con bajada de impuestos” e incluye nuevos beneficios fiscales, con especial incidencia en el medio rural. En este sentido, subrayó que los ingresos de tributos propios ascenderán un 5,8%, a pesar de que bajan los impuestos.

Un gallinero

Durante el debate de ayer, el presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, volvió a intervenir ayer en el debate de los presupuestos, tras los murmullos en el hemiciclo de algunos procuradores, para espetar: “Esto parece un gallinero”, lo que compartió Luis Mariano Santos (UPL) en ese momento en el turno de palabra en el estrado. Poco antes, se quejó el portavoz del grupo mixto y procurador de Podemos, Pablo Fernández, en el momento en el que expresaba el contenido de su enmienda a la totalidad. “Si no impide los exabruptos y el murmullo, me voy”, aseguró el procurador.