El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, subrayó hoy en Valladolid que el Ejecutivo autonómico se plantea en las próximas semanas dar una "vuelta" al pasaporte COVID en "algunos ámbitos", sobre todo si aumenta la incidencia. "No hay ninguna decisión tomada pero, ahora que se ha vacunado a todo el que ha querido, podemos pensar en adoptar algunas herramientas". Hay que recordar que comunidades como Galicia obligan a contar con este certificado para entrar a determinados establecimientos de ocio y restauración, algo que afecta, sobre todo, al colectivo de los jóvenes, que está siendo reacio a vacunarse.

Tras la presentación del Día del Cine y del Audiovisual de Castilla y León en el marco de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), Igea también salió al paso de la posibilidad de que la Comunidad de Madrid permita que la mascarilla se pueda retirar en los centros de trabajo. No en vano, dudó que se lleve a cabo esta medida, entre otras cosas, porque existe una norma nacional que prohíbe, expresamente, prescindir de esa protección en los interiores. 

Además, reiteró la postura de la Junta para que este tipo de medidas se tomen de manera uniforme en toda España. "Estamos a lo que diga la ley nacional y no podemos hacer otra cosa que cumplir con nuestra obligaciones", sentenció. Por otro lado, el vicepresidente y portavoz de la Junta advirtió que la incidencia vuelve a crecer "lentamente" y que la situación es "preocupante" en algunos países, por lo que abogó por estar muy pendiente de la evolución de los contagios de COVID. Eso sí, reconoció que la Junta está "relativamente" tranquila por el alto grado de inmunidad, tanto desde el punto de la vacunación como la seroprevalencia en la Comunidad.