Los grupos socialista, popular, ciudadanos y mixto recogieron ayer la llamada del presidente de las Cortes, Luis Fuentes, a la moderación, mesura y calma en el debate parlamentario, pero se acusaron mutuamente de generar el ambiente “desagradable” que vive la Cámara tras los últimos incidentes.

En declaraciones tras la Junta de Portavoces, Pablo Fernández (Podemos) informó de la solicitud de Fuentes a la moderación después de que se haya elevado la tensión en la Cámara con las palabras de la consejera Carlota Amigo sobre la vida personal de la procuradora no adscrita, María Montero.