La revisión de los mapas sanitarios, redistribuir las cargas asistenciales, implementar tecnologías y evolucionar hacia una actividad concertada con cita previa son algunas de las conclusiones apuntadas por las consejerías de Sanidad de Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León. Los consejeros de Sanidad de las tres autonomías han participado este martes en Soria en unas jornada de análisis y debate técnico sobre el “reto común” de la asistencia sanitaria en territorios despoblados, con la vista puesta en garantizar el derecho universal de la sanidad.

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha explicado las conclusiones de la primera mesa sobre asistencia sanitaria en el medio rural y zonas con despoblación. Casado, que ha subrayado que el envejecimiento se asocia a cronicidad y a cuidados, ha apuntado que es necesario el desarrollo de otras competencias del equipo multidisciplinar, en especial los enfermeros, así como aumentar el número y tarea de trabajadores sociales y el papel de los profesionales administrativos, para la resolución de toda tarea de Atención Primaria y apoyar el desarrollo de fisioterapeutas y matronas.

Además ha planteado el acceso a pruebas diagnósticas, como herramientas de ayuda basadas en la inteligencia artificial y aumentar la coordinación con otros niveles asistenciales. “Es imprescindible la revisión de mapas sanitarios para adaptarlos a la realidad. Y redistribuir cargas asistenciales y es necesario un plan solido de atención comunitaria”, ha recalcado. El modelo de atención tiene que evolucionar hacia una actividad concertada con cita previa, ha resaltado, sumado al sistema de transporte, que no es exclusivamente sanitario y es necesario la implicación de otras administraciones.

Por último, ha apuntado que es necesario que estudiantes y residentes pasen a formar parte de su formación en medio rural.

Por su parte, la consejera de Sanidad de Aragón, Sira Ripollés, ha explicado las conclusiones de la segunda mesa sobre recursos humanos para luchar contra despoblación, que requiere de profesionales sanitarios, ante el déficit estructural existente.

Ripollés ha recalcado que hay que desarrollar políticas que faciliten la plaza de difícil cobertura y desarrollar medidas para facilitar la ocupación de estas plazas, para lo que hay que incentivarlas con una valoración en bolsa de trabajo, un aumento en baremos y la propia incentivación económica.

Por su parte, el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández, ha explicado las conclusiones de la tercera mesa de trabajo sobre las nuevas tecnologías aplicadas en sanidad y despoblación.

En este sentido ha explicado que se ha puesto sobre la mesa la existencia de una brecha que da pie a la conclusión de ser imprescindible un nivel de formación adecuado, tanto en profesionales como en familias.