La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) informó ayer de que la espera media para operarse en España descendió ligeramente a final de 2020, hasta los 148 días, 22 menos que el verano pasado, con 152 en el caso de Castilla y León, nueve menos que en junio de ese año. Pese al descenso nacional, la cifra es aún lejana a los plazos anteriores a la pandemia (121 días).

La Organización ha informado en un comunicado, a partir de datos del Ministerio de Sanidad, de que un 27% de los pacientes llevan más de seis meses esperando una intervención, cuando en diciembre de 2019 este porcentaje era del 20%.

Castilla y León es la sexta comunidad de España con mayor tiempo de espera para ser operado.