El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha lamentado el asesinato de la cooperante salmantina de Médicos sin Fronteras María Hernández, que perdió la vida al sufrir un ataque junto a otros dos compañeros en Etiopía.

"Ante una noticia así, la impotencia y el dolor se multiplican", publicó en su perfil de Twitter el presidente de la comunidad. "¿Cómo es posible que se pueda asesinar vilmente a una buena persona que dedica su vida entera a ayudar a los más necesitados?", añadió. 

Por ello, Fernández Mañueco trasladó su condena "más rotunda" y cariño a sus familiares, amigos y a todo el pueblo de Sanchotello, de donde era originaria la cooperante de 35 años. 

Por su parte, el Ayuntamiento de Sanchotello (Salamanca) declaró tres días de luto oficial en el municipio. La alcaldesa socialista de la localidad, Magdalena Sánchez, adoptó esta medida en señal de duelo tras conocerse que la cooperante de 35 años había perdido la vida tras sufrir un ataque junto a otros dos compañeros en la región etíope de Tigray, una zona azotada por el conflicto bélico que se vive en esa región de Etiopía.