La Red Centinela Sanitaria de Castilla y León ha constatado en la última semana un descenso progresivo de las tasas de incidencia de las infecciones respiratorias agudas (IRA) y del COVID-19, de la que no se han detectado casos entre la población vigilada mayor de 75 años, aunque sí se observa una circulación "constante" del coronavirus SARS-CoV-2 entre la población pediátrica menor de cinco años.

Así se desprende del último informe de la Red correspondiente a la semana 20 de este año (17 al 23 de mayo), en el que se pone de manifiesto que se aprecia un "descenso progresivo" de las tasas de incidencia de IRA y COVID, que se sitúan en 269 y 55 casos por cada 100.000 habitantes, respectivamente (frente a 350 y 60 de los siete días anteriores).

La tasa de positividad a SARS-CoV-2 de pruebas diagnósticas en el conjunto de la población vigilada por la Red Centinela sube "ligeramente" del al 6,3 al 9,1 por ciento. Solo se han detectado dos SARS-CoV-2 en las 40 muestras de Salud Pública de la pasada semana. Además de rinovirus y parainfuenza tipo 3, se han detectado un VRS y un coronavirus OC43.

La Red Centinela VIGIRA la forman 58 unidades/cupos de médicos de familia, pediatras y enfermeras, que cubren una población de 50.000 tarjetas sanitarias (17.000 menores de 15 años y 33.000 de 15 o más años) y los procesos clínicos de IRA se recogen semanalmente de la base de datos de Medora.

Las tasas por COVID 19 solo recogen los procesos clínicos con infección respiratoria en Atención Primaria, se calculan tasas de incidencia semanal ajustadas por edad y acumuladas desde la semana 2020/30 y se actualizan los datos retrospectivos semanalmente.