Los portavoces parlamentarios de PP, Raúl de la Hoz, Ciudadanos, David Castaño, y Grupo Mixto, Pablo Fernández (Podemos), coincidieron ayer en rechazar la posibilidad de que el Gobierno central establezca un impuesto por circular por las autovías, que consideran injusto y perjudicial para Castilla y León e incompatible con la lucha contra la despoblación.

Así lo expresaron en declaraciones posteriores a la reunión de la Junta de Portavoces, en la que se fijó el orden del día del próximo pleno, y en las que de la Hoz afeó al PSOE de Castilla y León y, en concreto, a su líder Luis Tudanca, que haya sido “el primer en aplaudir” esta medida para “agradar” a Pedro Sánchez y colocando los interés socialistas por encima de los de castellanoleoneses. El popular preguntó si es compatible la lucha contra la despoblación cuando un ciudadano de un núcleo rural tendría que pagar un peaje por trasladarse a su ciudad para gestiones o lo que sea necesario. “Hasta Podemos está en contra”, censuró al PSOE.

Pablo Fernández argumentó que se perjudica a las clases media y trabajadora y a los sectores populares, aunque reconoció la necesidad de aumentar los ingresos, si bien añadió que hay otras vías, donde enumeró una reforma fiscal progresiva que grave a las grandes fortunas o un impuesto a la banca, tras contar con 65.000 millones de ayudas públicas para su rescate.

“Es perjudicial e injusto para Castilla y León, no se puede cargar el esfuerzo impositivo a los de siempre”, aseveró. También habló ayer el portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, sobre el tema, quien aseguró durante una rueda de prensa en Segovia que “los peajes de Sánchez son una patada a Castilla y León” porque va en contra de atajar la despoblación.

Para el Partido Popular, el Gobierno solo busca “poner peajes en cada esquina para hacer la vida imposible a los ciudadanos que se desplazan en coche”. Todas las subidas de impuestos son duras para los ciudadanos pero los peajes en las autovías “son una patada” Castilla y León, al ir claramente en contra de ayudar a fijar población.

Y todo esto cuando el Gobierno central acaba de anunciar que se mantiene firme en su plan de imponer peajes en todas las autovías en 2024, pero ayer matizó nuevamente su propuesta. El Ejecutivo se abre a compensar a los transportistas y estudia establecer un precio de un céntimo por kilómetro, frente a otras cifras que ha estado deslizando a lo largo de la semana, como 9 y 3 céntimos por kilómetro. El secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Pedro Saura, aseguró que el modelo de las autovías con peaje es habitual en los países europeos. “Se trata de una medida justa porque pagarían solo los usuarios que utilizan las carreteras y no el conjunto de la población mediante los Presupuestos Generales del Estado”, dijo Saura.