La Policía Nacional detuvo, en el marco de la operación "Manero", a un individuo de 26 años, sin antecedentes policiales, como presunto autor un delito de explotación sexual, y liberó a cuatro mujeres de entre 22 y 24 años, sometidas a su voluntad en un domicilio de Valladolid.

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, el jefe de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Valladolid, José Nieto, y la coordinadora accidental de las Unidades de Violencia de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, Jessica Martínez, explicaron los detalles de esta actuación contra la trata de personas. 

Los agentes de Policía Nacional, en el control de domicilios particulares en Valladolid capital, realizaron una inspección en la calle Nicasio Pérez a mediados del mes de marzo, detectando a cuatro mujeres de nacionalidad paraguaya en situación irregular.

Una de ellas narró a los agentes como el domicilio era regentado por un compatriota que imponía una serie de normas a las mujeres que ejercían la prostitución en la vivienda, aplicándoles un sistema de “multas” por su incumplimiento, explicó José Nieto. El sistema de sanciones que estaba especificado en una de la habitaciones, con tiempos de servicios, uso de móvil etc, iba incrementando cada vez más la deuda adquirida, según puso de relieve Nieto. 

Estas mujeres debían estar disponibles las 24 horas del día, sin posibilidad de descansos. Asimismo, el detenido les imponía los pases a realizar y la cuantía que debían cobrar (50 euros media hora, 100 euros una hora y 150 euros en sus salidas).

Las liberadas se encontraban aisladas y no podían contactar con terceras personas ajenas a la vivienda. Se les permitía solo salidas al exterior un máximo de una hora al día y con el único fin de adquirir víveres. Eran controladas en todo momento por cámaras de video- vigilancia.

En el momento de la actuación policial se consiguió liberar a las cuatro mujeres, todas ellas en situación administrativa irregular, comprobándose que para alguna de ellas, esta era la primera vez que ejercía la prostitución, teniendo cargas familiares importantes. A raíz de la intervención, el domicilio quedó desmantelado.

José Nieto aclaró que durante lo transcurrido hasta el momento del año 2021, la Policía Nacional de Valladolid ha realizado veinte inspecciones en locales y domicilios, en busca de posibles víctimas de trata y explotación sexual, identificando a más de cien personas y liberando a las víctimas de estas redes organizadas, siendo detenidos por estos hechos cuatro personas de diferentes nacionalidades. 

El detenido en esta operación pasó a disposición de la autoridad judicial, que decretó su libertad con cargos.