El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se ha marcado este miércoles como su principal reto combatir los efectos de la despoblación en el medio rural, para lo que ha ofrecido "equilibrio y actividad en cada uno de los rincones" del territorio y evitar así que la población se concentre en unos cuantos núcleos: "No sería Castilla y León, sería otra cosa más artificial y deprimente", ha resumido.

En su discurso institucional con motivo de la entrega de los Premios Castilla y León 2020 y de la Medalla de Oro de la Comunidad al presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos, Mañueco ha comprometido "oportunidades a lo largo y ancho" de este territorio, situado ante un "triple camino" de protección de las personas, de avances hacia los retos marcados por la Agenda 2030 y de oportunidades de futuro para los jóvenes.EFE

1011632

Durante su discuros, Mañueco, recordó también a las víctimas de la pandemia, a las personas que han sufrido esta enfermedad, y agradeció el trabajo de todos los sectores ante esta “dura prueba”, pero sobre todo reconoció a los castellanos y leoneses que han reflejado su carácter, su espíritu cívico y han mirado el dolor de frente y asumido los sacrificios por la pandemia.

En su discurso durante la entrega de los Premios Castilla y León 2020, cuyo acto se desarrolló en la iglesia de San Pedro de la localidad palentina de Frómista, Fernández Mañueco tuvo sus primeras palabras para “los que se fueron de forma dolorosa e inesperada” y sin la despedida de los suyos, así como para sus familias y para las personas que han padecido el coronavirus.

También, recordó el presidente a las personas que han perdido su empleo y a los sectores más afectados por las restricciones como los sectores de la hostelería, la cultura, el ocio y el deporte y remarcó el trabajo de los profesionales sanitarios en la primera línea de la batalla, incluso “con riego para su salud y su vida”.

A los docentes, trabajadores sociales, organizaciones del tercer sector, a la industria que ha mantenido el suministro, a los policías, ejército, investigadores se dirigió el presidente, además de subrayar el esfuerzo de las administraciones públicas y la acción de la Junta “con sus aciertos y con sus errores, pero siempre al lado de las personas”.

Igualmente, aseguró que no han actuado solos, sino que lo han hecho en una colaboración leal con el Gobierno de la Nación y con las entidades locales “porque a todos nos movía el mismo objetivo”. Sin embargo, afirmó que el “agradecimiento mayor” le merecen los castellanoleoneses por reflejar “nuestro carácter, nuestro espíritu cívico, nuestro enorme compromiso, nuestra madurez colectiva”.

“Tenemos una sociedad ejemplar que no ha pedido nunca milagros, sin actitudes positivas, sentido de la responsabilidad y también las ideas claras, que ha sabido mirar al dolor de frente, asumiendo sacrificios y respetando las restricciones a la libertad que eran tan necesarias”, afirmó el presidente, que como representante de la sociedad se mostró “orgulloso” de sus gentes.

No se olvidó de condenar el último crimen machista en la comunidad, ocurrido en la localidad leonesa de Mansilla de las Mulas para el que expresó la repulsa e instó a no permitir ese tipo de acciones contra la mujer por el hecho de serlo.