La campaña de excavaciones de Atapuerca se desarrollará de manera íntegra en el mes de julio y, al igual que ocurrió el año pasado, será una campaña “inusual”, pero con la confianza puesta en que también sea “exitosa”. Así lo asegura uno de sus codirectores, José María Bermúdez, que afirma que este año han ralentizado un poco la organización, aunque ya están poniendo en marcha varios detalles.

De esta forma, explica que, aunque todo será en función de cómo avance la pandemia, se sabe que la campaña durará todo el mes de julio, y que su intención es trabajar en los mismos yacimientos que el año pasado: Gran Dolina, Sima del Elefante, Cueva Fantasma, Galería de las Estatuas y Sima de los Huesos.

Asimismo, adelanta que les gustaría poder ampliar esta labor, y lograr excavar este año también en Portalón de Cueva Mayor, la Paredeja o Galería. “Vamos a ver si se puede hacer. Estamos en ello, dándole vueltas, llamando a todo el mundo para ver con quiénes podemos contar”, explica. Precisamente esta es una de las claves de las campañas de excavaciones: los investigadores. El pasado año se llevó a cabo únicamente con investigadores veteranos que gozaban de gran experiencia.

Las previsiones para este 2021 son las mismas. No se contará con investigadores en prácticas, como medida de seguridad ante posibles contagios. “Este año habrá bastantes menos que en años anteriores, que llegaron a pasar hasta 250 personas. Esto no puede ser en una situación como la que tenemos ahora”, afirma. Su intención es lograr entre 80 y 90 para esta campaña. Al contrario que en la campaña anterior, durante la cual no se llevó a cabo el lavado de sedimentos, Bermúdez de Castro espera que este año se retome, por lo que serán necesarios más investigadores, aunque subraya que para el Equipo de Investigación de Atapuerca lo primero va a ser la seguridad de todas las personas.