La Junta de Castilla y León confía en lograr un grado de inmunización suficiente de su población antes de que acabe julio si se mantiene el ritmo de suministro de las vacunas contra el COVID-19, tanto por el aumento de las dosis disponibles de Pfizer, como por las de Moderna, AstraZeneca y Janssen, éstas últimas pendientes de que su uso sea desbloqueado por las agencias europea y norteamericana del medicamento. En la comparecencia posterior al Consejo de Gobierno, Francisco Igea destacó que uno de cada cuatro castellanos y leoneses, el 24,5 por ciento –más de 755.000–, ya ha recibido una dosis de las vacunas contra el coronavirus y el 11,6 por ciento –más de 242.000– ha completado ya la pauta vacunal. Además, destacó que entre los mayores de 80 años el 90 por ciento ha recibido una dosis y entre los de 70 a 79, el 25 por ciento.

“La campaña está siendo un éxito”, dijo Francisco Igea, quien aseguró que esto es uno de los aspectos que ha influido “más decididamente” en la evolución de esta cuarta ola.

Por ello, aseguró que en la Junta están “muy satisfechos” con la campaña de vacunación e insistió en que ha sido un “éxito” y un modelo para España y Europa, porque no hay ningún territorio como Soria con tantas personas con dos dosis administradas, ni siquiera ningún país, excepto Reino Unido, que ha priorizado la inmunización con la primera. Por ello, Francisco Igea aseguró que no tendría sentido modificar “la mejor campaña de España” por su cobertura de personas, si bien abrió la puerta a incrementar los avisos a la población. Aunque insistió en no variar la estrategia “más exitosa de Europa”, admitió la posibilidad de “corregir errores” y de intentar llegar “todo lo lejos posible”.