El Plan de Internacionalización Empresarial de Castilla y León (2016-2020) ha propiciado que 6.848 empresas accedan a la exportación de sus productos, un 26,5% más que en 2015, por valor de 79.500 millones de euros, pero con una especial incidencia en las exportaciones agroalimentarias, que han crecido un 32,5%.

Los consejeros de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, y de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, participaron ayer en el Consejo para la Internacionalización Empresarial de Castilla y León, que está constituido por los representantes de ICEX España Exportación e Inversiones, Cámaras de Comercio de Castilla y León, de CEOE Castilla y León y la Junta, y donde se ha presentado un balance del IV Plan de Internacionalización Empresarial.

Con los 79.500 millones de euros alcanzados en el periodo 2016-2020, Castilla y León se ha colocado con un peso exportador del 5,8% del conjunto del Estado.

El número de empresas exportadoras se ha incrementado un 26,5%, pasando de las 5.412 en 2015 a las 6.848 en 2020, y el de las que exportan de una manera regular se ha incrementado un 9,2 %, pasando de 1.689 a 1.845 en 2020. Aunque se han diversificado los sectores exportadores, el agroalimentario ha aumentado su peso exportador en un 32,5 % y también los de la piedra natural, un 15%.