Las Cortes de Castilla y León han aprobado los Presupuestos Generales de la Comunidad (PGC) para 2021, dotados con 12.291 millones, un 13,19 por ciento más, que sustituyen a los de 2018, cuya prioridad es la lucha contra la pandemia, reforzar los servicios básicos y facilitar la recuperación económica y social, a los que se suman ocho enmiendas transaccionadas con la oposición socialista y de Por Ávila. 

Para el calificado como “el mejor presupuesto en la historia de la comunidad”, los socios de PP y de Ciudadanos recibieron el aval del único procurador de Por Ávila, Pedro Pascual, al recogerse dos de sus enmiendas, si bien populares y naranjas ya suman los 41 escaños de la mayoría absoluta en la Cámara. La oposición de PSOE, Podemos y UPL votó en contra y la procuradora de Vox se abstuvo.

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, defendió que la “gran prioridad” de estas cuentas es el “refuerzo” de la lucha contra la pandemia, cumplir el Pacto para la recuperación económica, el empleo y la cohesión social en Castilla y León y continuar con el desarrollo del acuerdo de gobierno entre el Partido Popular y Ciudadanos.

“Un presupuesto realista, prudente, responsable, social, volcado con las familias, pymes y autónomos y con las entidades locales”, calificaron tanto el consejero como los distintos portavoces de PP y Cs en su réplica a los parlamentarios de la oposición para rechazar el montante de las enmiendas (más de 1.800). Las cuentas no han incluido los fondos europeos de nueva generación, a la espera de su concreción.

Los procuradores de PSOE y Podemos, que han intervenido en el pleno para defender sus enmiendas, estimaron insuficientes las partidas consignadas para la emergencia sanitaria, con más profesionales, y para la recuperación económica, con más ayudas a los sectores más afectados por la pandemia, a la vez que denunciaron que se incumple el pacto para la recuperación.

El pleno de presupuestos se cierra con la incorporación de ocho enmiendas, siete del Grupo Socialista y una de Por Ávila, por un montante de dos millones de euros. Del PSOE, seis en la Consejería de Cultura y Turismo, entre ellas la promoción de las candidaturas de Burgos y León como Patrimonio Mundial, y otra en Economía y Hacienda para la recuperación del campamento zamorano de Monte La Reina. De la formación abulense, se recoge un millón de euros para la recuperación del Mercado de Abastos de Ávila.

Además, el dictamen de la comisión ya recoge en las cuentas las 21 enmiendas de los socios de PP y de Cs, en su mayoría para inversiones en centros de salud de las provincias, otra socialista, para realizar un estudio de contaminación del agua en una mancomunidad salmantina y una de Por Ávila para dotar de un helipuerto al Hospital Nuestra María de Sonsoles de la ciudad.

Podemos no consiguió “colar” ninguna de sus más de 700 propuestas, calificadas de “política ficción” por algún portavoz popular, ni tampoco UPL, cuyo procurador Luis Mariano Santos expresó el respeto a que “el cariño se haya ido a otra parte”, en referencia a la aceptación de enmiendas a Por Ávila.