La Junta de Castilla y León dejará sin la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 a las personas que las han recibido de forma irregular hasta que les toque ponérsela de acuerdo al calendario que se fije. Además, investiga casos de personas que se han saltado el protocolo, para determinar si ha sido un error o un comportamiento fruto de la picaresca y ordena revisar los listados de forma exhaustiva.

Así lo avanzó hoy la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en su comparecencia para analizar la situación epidemiológica de Castilla y León, tras una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno. De esta forma, indicó que la segunda dosis será aplicada a las personas que se vacunaron sin corresponderle cuando llegue su turno, por lo que en algunos casos se dará por “amortizada".

En ese sentido, la titular de Sanidad indicó que para adoptar esta decisión han consultado a los especialistas e indicó que ellos dicen “dosis puesta, vacuna puesta”, porque algo de inmunidad confiere frente al coronavirus. Por ello, defendió que no se altere el calendario previsto y que ninguna persona tenga que esperar para ser vacunado, porque una de estas personas tengan que recibir el segundo pinchazo.

De la misma forma, Verónica Casado defendió que los casos de vacunaciones irregulares representan un número “muy pequeño” y rechazó que una “anécdota” pueda empañar el avance de la campaña, que consideró “satisfactorio” en cuanto a la organización, aunque admitió que es posible que haya “errores” o “fraudes”. “Afortunadamente son mínimos”, dijo en relación al total, por lo que quiso tranquilizar a la población.

Por ello, señaló que se están investigando los casos detectados para determinar que ha ocurrido y negó que se haya citado a personas para ser vacunadas, como ha ocurrido en otros territorios, para no desperdiciar dosis. Casado indicó que el número que moviliza está muy ajustado a las personas que la van a recibir, por lo que si falla alguna se utiliza para otros, pero siempre de los grupos diana.

También indicó que han dado instrucciones para que se revisen los listados de personas incluidas en las vacunaciones, para que se comprueben “exhaustivamente”. Además, negó que se estén vacunando congregaciones religiosas, sino que reciben las dosis por ser residencias de ancianos. Además, sobre los liberados sindicales señaló que han sido inmunizados los que se han incorporado a sus puestos.

Además, la titular de Sanidad indicó que este lunes recibirán una remesa de 28.000 vacunas para continuar con una campaña con la que han puesto más de 92.235 dosis puestas, de las que 41.066 son para personas institucionalizadas y 41.294 a profesionales sanitarios y sociosanitario -14.557 pertenecen a centros sanitarios-. De esta forma, ya se han administrado el 90 por ciento y más de 9.560 personas tiene puesta al completo la vacuna.