La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, y el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, han insistido en la necesidad de que el Gobierno ponga en marcha un plan nacional de ayudas directas al sector de la hostelería, muy afectado por las restricciones del COVID-19.

Amigo y Ortega tildaron de “insuficiente” el Plan de Refuerzo aprobado el pasado martes en el Consejo de Ministros e insistieron en la necesidad de diseñar un “verdadero plan de ayudas coordinado” y en el que participen todas las administraciones.

Durante esta reunión, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, confirmó a las comunidades que el Gobierno sigue sin contemplar ayudas directas para apoyar, no solo al sector hostelero, sino también a los sectores de turismo y comercio. Sin duda, una decisión contraria a lo que vienen demandando.

La consejera de Empleo e Industria consideró que las medidas aprobadas la semana pasada en Consejo de Ministros “son escasas y solo llegarán a una mínima parte del sector”, además de que no contemplan ayudas directas que garanticen la continuidad del empleo.

Amigo lamentó además que este plan haya sido aprobado “de forma unilateral”, sin contar con las organizaciones que representan al sector ni con las comunidades autónomas, lo que ha impedido la “necesaria” coordinación para diseñar un plan de ayudas que garantice la unidad de acción y una mayor eficacia de las medidas que se están adoptando.

Amigo insistió en que el esfuerzo realizado por la Junta para respaldar a estos sectores debe ser complementado por el Gobierno de España.