El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, reclamó este jueves más coordinación para lograr “soluciones comunes ante problemas comunes”. Lo hizo durante su discurso de clausura del VI Foro Guadarrama de empresarios de Castilla y León y de la Comunidad de Madrid, en el que volvió a exigir “criterios comunes” para combatir la pandemia, después de la polémica desatada por la advertencia de la presidenta madrileña de recurrir el acuerdo alcanzado en la Conferencia Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Mañueco demandó ese esfuerzo por parte del Gobierno, "que desde la Junta venimos reclamando de forma reiterada”, por lo que volvió a exigir una nueva reunión de la Conferencia Sectorial en el Ministerio para “reflexionar sobre nuevos criterios” que surjan “fruto de la unidad y del consenso” entre Ejecutivo central y las comunidades autónomas que, a su juicio, son “dos motores que deben ir a la misma velocidad”.

“Siempre estaremos en el diálogo” remató en su discurso, para confirmar después su compromiso de “no subir los impuestos ni crear otros nuevos para pymes, autónomos o familias” , subrayó ante el auditorio del Hotel Meliá Castilla de Madrid, donde se celebró un acto de clausura en el que también participó el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

El presidente de la Junta también puso en valor el esfuerzo del empresariado por mantener el tejido productivo y el potencial para seguir generando oportunidades de crecimiento económico. De hecho, puso el acento en la gestión de los fondos europeos para la recuperación acordados en el seno del Consejo Europeo con “proyectos sólidos de modernización, de impulso económico y de empleo”.

En este sentido, y tras advertir que no caería en la autocomplacencia, Fernández Mañueco sí apuntó al deseo de que la región “esté en el grupo de cabeza de la recuperación y que concluya este año con una caída del PIB y unos niveles de deuda y paro inferiores a las medias nacionales”, con especial atención a la internacionalización de empresas y emprendedores.

En este sentido, ante el impacto económico, social y presupuestario de la pandemia, el presidente de la Junta explicó que, según los expertos, ni Castilla y León, ni España, ni Europa podrán alcanzar los niveles económicos previos a la pandemia en 2021 y que no se espera una recuperación hasta 2022. A pesar de ello, la Junta confía en que la Comunidad esté en el grupo de cabeza de la recuperación y que concluya este año con una caída del PIB y unos niveles de deuda y paro inferiores a las medias nacionales.

En este sentido, Fernández Mañueco ha recordado el esfuerzo de diálogo político realizado por la Junta de Castilla y León, gracias al cual se suscribió un gran Pacto para la Recuperación económica, el empleo y la cohesión social que proporciona una hoja de ruta consensuada para la salida de la crisis y que ya se está cumpliendo en un alto porcentaje.

El presidente tambié destaco que la Junta seguirá impulsando el crecimiento empresaria con un nuevo Plan Director de Promoción Industrial y que se avanzará en el reequilibrio territorial a través de los Planes Territoriales Industriales, donde el reciente Plan de Ávila es un buen ejemplo. Asimismo, se continuará apoyando los sectores agroalimentario y de automoción, que suponen la mitad de la facturación y del PIB industrial de la Comunidad, y apostando por abrir más la economía al exterior con un nuevo Plan de Internacionalización en 2021, que buscará duplicar la presencia de Castilla y León en 20 países.