La Junta de Castilla y León vuelve a ordenar el confinamiento de los municipios de Íscar y Pedrajas de San Esteban ante el elevado número de contagios de COVID-19, que indican que existe transmisión comunitaria entre la población, según fuentes del Ejecutivo consultadas por Ical.

La decisión se ha adoptado para contener el aumento de la epidemia en estas zonas de la provincia de Valladolid, donde la capital se encuentra en su tercera semana bajo medidas restrictivas. 

El 2 de agosto la Junta decidió confinar estas dos poblaciones, las primeras de Castilla y León que en la nueva normalidad se vieron afectadas por estas medidas ante el número de positivos de coronavirus. La cuarentena generalizada finalizó pasados 14 días al mejorar la situación epidemiológica que ahora ha vuelto a complicarse. 

La zona básica de salud de Íscar, que incluye el municipio de Pedrajas de San Esteban, suma 88 casos de coronavirus en los últimos siete días y 119 en los últimos 14 días, con unas tasas por cada 10.000 tarjetas sanitarias del 77 y del 104.