Castilla y León contabiliza hasta este jueves 325 brotes activos de COVID-19, 33 más que ayer, con 2.485 personas contagiadas vinculadas a los mismos, es decir, 270 más. Además, los datos referidos a la provincia de León no están disponibles a esta hora, según informa la Consejería de Sanidad.

Burgos aparece como la provincia más afectada, con 82 brotes activos, a los cuales están vinculados 516 contagios, seguida por Valladolid con 47 y 298 casos relacionados; Segovia, con 43 brotes y 309 afectados, y Palencia, con 40 focos y 223 afectados.

Asimismo, en Ávila se registran 39 brotes activos con 368 casos relacionados; en Zamora y Soria, 25 y 289 y 163 casos vinculados respectivamente; y Salamanca, 24 con 319 casos. "Los datos correspondientes a brotes activos y sus casos vinculados en la provincia de León no están disponibles a la hora de difusión de esta estadística", precisa la Junta.