El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, anunció ayer que el Partido Popular tramitará una ley en las Cortes de Castilla y León para que la Renta Garantizada de Ciudadanía de la Junta sea compatible con la percepción del Ingreso Mínimo Vital del Gobierno de España.

Así lo afirmó en una rueda de prensa relacionada con el Ingreso Mínimo Vital que ofreció en Palencia y en la que criticó las noticias que apuntan a “nuevos recortes salariales y congelación de derechos” por parte del Gobierno de España, que, según ha dicho, “aporta como la gran solución a todos los problemas el ingreso mínimo vital”.

Sin embargo Fernández Carriedo ha lamentado los retrasos en la tramitación del ingreso mínimo vital, con la mayor parte de los expedientes sin resolver y con casos resueltos que se están denegando, con lo que “se ha generado una expectativa que en la realidad no se cumple”. Además señaló que en muchos casos los beneficiarios ya recibían el Renta Garantizada de Ciudadanía de la Junta de Castilla y León “por lo que no se les genera un nuevo derecho, sino que además se les rebaja la ayuda económica”.

“Nosotros preferimos pagar primero aunque luego tengamos que pedir una parte del reintegro para que nadie se quede sin ingresos y garantizar por ley ese complemento”, ha afirmado el consejero.