Una sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha reconocido a los profesores de religión contratados por la Consejería de Educación como personal contratado de forma indefinida, lo que abre la puerta a que puedan concursar en los procesos selectivos que pedían tener como mínimo un año de contratación indefinida.

De esta forma el TSJCyL ha desestimado un recurso planteado por la Consejería de Educación contra la sentencia del Juzgado de lo Social número 3 de Valladolid, dictada en noviembre de 2019, que respondió a la demanda de la Asociación Profesional de Profesores de Religión de Centros Estatales (Apprecea).

Esta resolución afecta directamente a más de un centenar de profesores de religión en las nueve provincias de la Comunidad, según la presidenta de esta asociación en Castilla y León, Rosario Álvarez, ya que buena parte de los 750 docentes que hay en la actualidad ya tienen un contrato indefinido.