La Junta de Castilla y León se comprometió ayer, durante la reunión mantenida en Valladolid con los alcaldes de provincia y localidades de más de 200.000 habitantes, a revisar y valorar la posibilidad de permitir a los pubs o bares especiales prestar servicio en horario diurno hasta la 1 de la mañana, a imitación del resto de establecimientos de hostelería.

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, informó ayer acerca de este compromiso adoptado por la Administración autonómica, que aseguró que en 48 horas daría una respuesta sobre el tema. “Creo que la Junta atenderá la petición y que mañana en el Consejo de Gobierno habrá una modificación sobre el criterio para flexibilizar estos locales, siempre que se guarden todas las garantías, igual que va aguardar una cafetería”, dijo el primer edil.

La medida podría permitir a determinados bares con esta licencia poder volver a la actividad y lidiar con la crisis derivada de la pandemia que amenaza con el cierre de muchos de los establecimientos de este sector como consecuencia de su cierre forzado y falta de ingresos.

Otra incógnita que también fue trasladada ayer a los representantes de la Junta fue en relación a los eventos multitudinarios. En este sentido, el acuerdo establecido a nivel nacional establece que cualquier tipo de evento multitudinario deberá contar con la autorización sanitaria a través de una valoración de riesgos. En Castilla y León, serán las Delegaciones de cada provincia las encargadas de esta evaluación, sin embargo, se está pendiente de determinar qué corresponde a un evento multitudinario.

La concreción en el número máximo de asistentes a un evento podría ser de vital importancia para la reanudación de diversas actividades como son las culturales y deportivas. Ya que muchas de las iniciativas varían sustancialmente en su aforo y condiciones.