El Consejo Consultivo de Castilla y León dictaminó ayer el proyecto en el que se modifica el Decreto 15/1998, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de distinciones del personal funcionario de la Administración autonómica.

El proyecto de decreto sometido a consulta recoge en el preámbulo que la declaración por la OMS de la pandemia ocasionada por el coronavirus y la situación extraordinaria derivada del estado de alarma, para la gestión de la situación de crisis sanitaria originada, “han puesto de manifiesto la extraordinaria implicación de los empleados públicos de la Administración de la comunidad de Castilla y León en el mantenimiento de los servicios esenciales, con una profesionalidad y grado de participación personal más allá de las exigencias normativas y administrativas”.

Por ello, el proyecto de decreto que modifica el Reglamento de distinciones del personal funcionario de la Administración autonómica, recogiendo como nueva distinción el Premio Extraordinario, que se concederá de forma excepcional cuando el empleado público desempeñe funciones que “supongan una señalada implicación en la prestación de servicios esenciales en situaciones de especial urgencia, alerta o crisis de cualquier naturaleza, declaradas conforme a la normativa vigente”.