El perfil del contagiador COVID-19 medio en Castilla y León es un hombre, de 46 años, viajero, con intensa vida social, consumidor de alcohol y que no mantiene la distancia social. Así lo explicó hoy el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea.

Igea realizó este análisis en su comparecencia posterior al Consejo de Gobierno celebrado esta mañana para analizar la evolución de la pandemia en la Comunidad, en la que estuvo acompañado por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y en la que se dio a conocer que el 34 por ciento de los diagnosticados en la Comunidad son asintomáticos.

Casado también explicó que por cada caso diagnosticado los rastreadores logran detectar entre dos y siete casos circundantes, “que inicialmente hubiera pasado como desconocidos”. Además, también recalcó que gracias a la labor de estos profesionales se conoce en casi 75 por ciento de los casos el contacto previo que provoca el contagio. En este sentido, indicó que mientras en Castilla y León la media de contactos no identificados es el 27,5 por ciento, en España se sitúa en el 39,6 por ciento.

Además, la consejera explicó que la edad media de los diagnósticos de COVID-19 se sitúa en los 46 años, afectando en un 58 por ciento de los casos a hombres. En este sentido, indicó que en la última semana se han realizado en Castilla y León un total de 23.292 PCR y resaltó el trabajo de los 622 rastreadores contratados, número muy por encima de los 460 recomendados por el Ministerio de Sanidad. Por último, hizo un llamamiento a la responsabilidad individual para no tener que volver a la situación de confinamiento generalizado de marzo, abril y mayo.