La Junta de Castilla y León ha anunciado este jueves que va a dar instrucciones para que las fuerzas de seguridad sean "lo más estrictas posible" en el cumplimiento de las normas dictadas que afectan a las terrazas y que implican que, si no hay distancia social, únicamente se puede retirar la mascarilla para beber o comer, no para fumar.

Tras el anuncio de la Xunta de Galicia sobre las restricciones sobre los fumadores, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha recordado que la Comunidad ya dejó regulada esta situación en su decreto de la nueva normalidad: "es evidente que en esta Comunidad está prohibido fumar en las terrazas porque sólo se puede quitar la mascarilla para comer y beber, y para ninguna otra cosa más".

No obstante, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Igea ha aclarado que sí se puede fumar en un contexto en el que existan esos dos metros de distancia, se encuentre el fumador en una terraza o en la calle.

En la misma comparecencia ante los medios, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha remarcado que más que una cuestión sobre el tabaquismo, que ha aconsejado abandonar, se trata de un asunto de distancia social y del factor de transmisión que puede asociarse a esta práctica.

"Vamos a dar instrucciones para que se sea lo más estricto posible con las sanciones y la restricciones", ha concluido Igea, quien ha reconocido que no tenía datos sobre las sanciones que se hubieran impuesto en las pasadas semanas sobre las terrazas y el tabaco.