El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha autorizado el cierre de los grupos 3, 4 y 5, los últimos que estaban operativos, en la central térmica de Compostilla, ubicada en el municipio berciano de Cubillos del Sil, según recoge el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de León en su edición de ayer. Endesa, propietaria de las instalaciones, dispone de un año para hacer efectivo este cierre y declarar indisponibles estas instalaciones de producción de energía, que suman una potencia de 1.030 MW.

En ese sentido, la resolución de la Dirección General de Política Energética y Minas, dependiente de la Secretaría de Estado de Energía, especifica que el jefe del área de Industria y Energía de la Subdelegación del Gobierno en León levantará acta de cierre cuando este se haga efectivo. Además, la autorización también establece un plazo máximo de cuatro años para que la compañía eléctrica proceda al desmantelamiento de la central. Al respecto, el texto señala que este proceso deberá llevarse a cabo según las condiciones establecidas en el informe de impacto ambiental.