El Grupo Popular en las Cortes declinó hoy acudir a la reunión solicitada por carta el pasado 23 de julio por CCOO, UGT y Cecale con los partidos que firmaron el Pacto de Reconstrucción de Castilla y León (PP, Ciudadanos, PSOE y Grupo Mixto -Por Ávila y Podemos), en la sede de la cámara, porque “mezclar” el diálogo social con el político e introducir nuevos agentes “abre un nuevo e indeseado escenario de negociación”, que “lejos de ayudarnos en la consecución de nuestros objetivos”, solo serviría para “debilitar” y “enturbiar” el proceso de concertación en ambos ámbitos, “más si cabe” en el parlamentario.

Los populares defienden que pese a su decisión mantienen “intacta” su “permanente voluntad de colaboración” con los agentes económicos y sociales para seguir impulsando el Diálogo Social y seguir trabajando juntos por el progreso de la comunidad.

El PP recuerda que el Diálogo Social debe darse entre la Junta y los tres principales agentes económicos y sociales, y razona que “una de las características” que lo ha hecho útil es que “todos hemos entendido” que habría de estar “adecuadamente separado del diálogo político”.

En este sentido, el PP entiende que el desarrollo del punto 25 del pacto político para la reconstrucción, para abordar nuevas medidas de choque frente a la crisis del COVID en el marco del Diálogo Social, “compete” en “su planificación, concreción, presupuestación, ejecución y desarrollo” a la Junta, “no a los partidos” que suscribieron el acuerdo.

Con todo, el PP expresa su “indudable voluntad” de que se atienda a ese punto “sin demorar su completo desarrollo”. Por último, los populares exponen su doble compromiso de cumplir “escrupulosamente” los pactado por la Junta en el Diálogo Social y también por abordar nuevos acuerdos que permitan optimizar las políticas en favor del empleo y la actividad económica.