15 de octubre de 2019
15.10.2019

La región retrocede un puesto, al octavo, en cuanto a competitividad fiscal

La comunidad empeora en cuanto a su capacidad para retener y atraer empresas y profesionales

15.10.2019 | 12:20
Carlos Fernández Carriedo, consejero de Economía y Hacienda

Castilla y León ha retrocedido un puesto, al octavo, en el conjunto de las autonomías en cuanto a su capacidad de competir fiscalmente para retener y atraer empresas y profesionales, generando actividad económica y empleo, debido a que la Consejería de Economía y Hacienda, que dirige Carlos Fernández Carriedo, aún no ha emprendido reformas en su fiscalidad.


El tercer Índice Autonómico de Competitividad Fiscal (IACF) de 2019, dirigido por la economista Cristina Berechet y publicado este martes por la Unión de Contribuyentes (UC), mide la política fiscal de las comunidades teniendo en cuenta los tramos autonómicos de los grandes impuestos y los tributos cedidos a las regiones, entre otras variables.

En el primer índice, Castilla y León ocupó el noveno puesto, que paso al séptimo en 2018 para en 2019 escalar al octavo, con 5,9 puntos en una escala de cero a diez. El informe recoge que "Castilla y León prosigue su lento descenso en puntuación, al no haber emprendido reformas fiscales de importancia".

No obstante, aprecia que "la inminente mejora en Sucesiones -que Castilla y León bonificará en el 99 por ciento- ayudará sin duda a la posición de esta comunidad en el futuro". El estudio observa que "también le ayudaría reducir o eliminar Patrimonio, reducir Actos Jurídicos y eliminar impuestos propios".

Encabezan la clasificación de las regiones más competitivas fiscalmente -en el caso de Euskadi las diputaciones forales que tienen competencias en la materia- Vizcaya, que ya lideró el ránking el año anterior, con 7,06 puntos, seguida de Madrid, que escala un puesto, del dos al tres, y Álava y Guipúzcoa, que bajan un puesto y se mantienen en el mismo, respectivamente.

Castilla y León figura por detrás de La Rioja, Canarias y Cantabria en ese octavo lugar.
El informe señala que Castilla y León pierde esa posición por la falta de reformas, cediendo el puesto a Cantabria, que sí las emprendió en 2019.

Las comunidades con peor puntuación general son, por ese orden Cataluña, Asturias, Aragón, Valencia y Extremadura, que obtienen notas bajas en casi todos los componentes del índice pero especialmente en los tres impuestos más importantes: Renta, Patrimonio y Sucesiones.

Castilla y León se mantienen el quinto lugar respecto al impuesto de la Renta, en el que figura como más competitiva fiscalmente Vizcaya; en el mismo lugar, y también sin variar, en el de Patrimonio, que en ese caso encabeza Madrid; y en el 18, el penúltimo y retrocediendo un puesto respecto a 2018 en el de sucesiones.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags