Los contribuyentes zamoranos pagaron 40,8 millones en impuestos en los seis primeros meses del año, lo que supone un incremento del 5% con respecto al mismo periodo del año pasado.

En el conjunto de Castilla y León, la recaudación tributaria creció en esos meses un 21,1 por ciento, hasta los 1.349 millones de euros, una evolución que refleja el repunte de varios datos de la economía vinculados, principalmente, a la actividad empresarial y el consumo, según la información de la Agencia Tributaria a la que tuvo acceso Ical. Así, la mejora en los ingresos por el Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF), el de Sociedades, el IVA y los tributos especiales, sobre todo el de Hidrocarburos, evidencia un crecimiento en la actividad empresarial y el consumo muy por encima de la media nacional, donde lo recaudado se elevó un 6,3 por ciento, hasta los 75.976 millones de euros.

El IRPF supuso la mayor parte de los ingresos tributarios en la comunidad, con 679 millones de euros (el 50,3 por ciento del total del semestre) y un aumento del 6,7 por ciento, ligeramente por encima de la media nacional, que creció un 5,1, con 32.700 millones. Por su parte, el Impuesto de Sociedades tuvo un gran peso en el aumento de la recaudación global en la Comunidad, pues se multiplicó por cuatro, de 18,6 a 71,2 millones, ya que en el primer semestre de 2013 las provincias de Burgos y Valladolid habían registrado datos negativos. En España, por el contrario descendió un 23,8 por ciento, hasta los 1.550 millones de euros.

El incremento de los ingresos del Impuesto sobre el Valor Añadido en un 31,8 por ciento en la comunidad evidencia también signos notables de cierta mejoría en el consumo. En total, se recaudaron por este motivo 511,7 millones, a pesar de las caídas en las provincias de Zamora (28,4 por ciento), Palencia (11,7), Ávila (11,6) y Segovia (seis por ciento), compensado por el fuerte aumento de Valladolid (104,4 por ciento) y Burgos (62,5). Igualmente, se elevó en Soria (nueve por ciento), León (7,5) y Salamanca (4,5). En España, el IVA consiguió recaudar 28.000 millones de euros, un 10,3 por ciento más.

En cuanto a los impuestos especiales, los ingresos aumentaron un 30,4 por ciento, hasta los 25,7 millones, de los que 16,2 millones se corresponden con Burgos, mientras que por el concepto de Tráfico Exterior se percibieron 5,2 millones de euros, un 31,5 por ciento. El Impuesto de la Renta de los no Residentes (IRNR) supuso ingresos tributarios en la región por 3,6 millones de euros.