Cada hogar castellanoleonés realiza un desembolso medio de 4.150 euros al año en comida y bebida, lo que supone un siete por ciento menos que la media del estudio realizado por Eroski Consumer (cerca de 4.361 euros) y un 16 por ciento menos que el del País Vasco, que es la comunidad con el resultado más alto del informe, con 4.957 euros. Asimismo, el gasto de la comunidad representa un doce por ciento más que el gasto medio por hogar de Extremadura, que es la región con la cifra media más baja.