El consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, y el consejero de Educación, Juan José Mateos, presidió ayer el pleno del Consejo de Formación Profesional de Castilla y León en el que se abordó los ejes del Plan de FP para 2012-2015, que incluye más de 100 medidas de actuación para «avanzar en los próximos años hacia una mejor FP con más alumnos, más oferta, más flexible y más adaptada».

El programa persigue como reto elevar el número de estudiantes que acceden a estos estudios, cuestión que ya se ha logrado en los últimos cursos ya que mientras que en el 2007-2008 se matricularon en estos estudios 26.619 alumnos, 35.645 lo han hecho en el curso actual, lo que supone un crecimiento neto del 34,4 y un 7 por ciento, respecto al curso anterior (33.313). Otro de los objetivos prioritarios del Gobierno autonómico es la modernización de la Formación Profesional a través de la flexibilidad de la oferta educativa. De esta forma, la Junta de Castilla y León responde a las necesidades de las empresas y a las demandas de los ciudadanos, ampliando las modalidades y opciones de formación.