Todas las organizaciones sindicales sanitarias (SATSE, CEMS, CSI-CSIF, UGT, USAE y CCOO) decidieron ayer levantarse de la mesa sectorial convocada por la Gerencia Regional de Salud para analizar la propuesta de medidas a incluir en el proyecto de decreto-ley de Medidas Urgentes por considerar que la Junta persiste en «recortes y modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo sin pasar por la mesa de negociación como es preceptivo en la normativa laboral vigente».