Valladolid

La Consejería de Sanidad destacó ayer que el sistema sanitario de Castilla y León es el cuarto mejor valorado de España, con una nota de 6,81, por encima de la media nacional, que se sitúa en un 6,29, y por detrás de las comunidades de Asturias (7,08), Navarra (7,01) y La Rioja (6,93). A estos datos se une que el notable que roza la atención sanitaria de la región es la mejor puntuación que ha obtenido desde el traspaso de competencias, a tenor de los datos que recoge el Barómetro Sanitario de 2008, elaborado por el Ministerio de Sanidad y que ayer presentó el consejero del ramo, Francisco Javier Álvarez Guisasola. En concreto, en 2007, los ciudadanos otorgaron un 6,64 por ciento al sistema sanitario de la Comunidad, una tendencia al alza experimentada desde que en 2003 se elabora esta encuesta en el conjunto del Sistema Nacional de Salud (SNS). «La valoración es francamente buena y el dato más importante es el constante incremento año a año desde las transferencias del aprecio de los ciudadanos por las sanidad de la región», destacó el consejero de Sanidad, quien precisó que este aspecto es el principal asunto de interés de la población en un 36,2 por ciento de los casos, seguido de la educación y la vivienda.

Por niveles asistenciales, la encuesta, con una confianza del 95,5 por ciento y un margen de error del +/-1,2, indica que el 92 por ciento de la población valora como muy buena o buena la atención primaria; mientras que el 85,3 por ciento tiene esta opinión sobre las consultas de atención especializada. La directora general de Planificación, Calidad, Ordenación y Formación de la Consejería, Ana Hernando, puso de relieve que el 37,7 por ciento de los ciudadanos dice conseguir cita con el médico de atención primaria el mismo día de la solicitud, 21 puntos por encima del 16,7 por ciento nacional, así como que el tiempo que dedica el médico de atención primaria al enfermo logra un notable, 7,02 puntos.