Valladolid.- Cada castellano y leonés gastó una media de 1.423 euros en alimentación a lo largo del último año, 116 euros más que la media nacional de 1.307 euros, según el "Panel de consumo alimentario 2005", que presentó ayer el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Por cantidades, cada ciudadano consumió 694 kilos y litros de alimentos de media, conjuntamente, también por encima de la nacional de 654.

De estos datos se desprende que la región fue la cuarta Comunidad que más gastó en alimentos, por detrás de Cantabria, con un gasto ligeramente superior (1.427 euros), y de Cataluña (1.524) y Navarra, la que más dinero destinó a la alimentación (1.545 euros). Por cantidad de alimentos consumidos, la región fue la tercera, por detrás de Cataluña (1.524 euros) y Cantabria (1.427 euros).

Por tipo de alimentos, los habitantes de la región consumieron carne por debajo de la media nacional de 52 kilogramos por persona, al igual que ocurrió con Navarra y La Rioja. En consumos superiores sólo se situaron Andalucía y Murcia. En el caso del pescado, en la Comunidad también se consumió por debajo de la media nacional de 28,4 kilos. En esta situación se encontraron, curiosamente, regiones costeras como La Rioja y Navarra, entre otras.

En el caso del aceite y de las hortalizas frescas, los habitantes de Castilla y León superaron la media de diez litros y 56,2 kilogramos, mientras que en frutas frescas el consumo de los hogares fue también inferior a la media del conjunto de España, de 93,2 kilos. En vinos de calidad, los habitantes bebieron 2,6 litros, al igual que el resto de los del país, según el informe. Este producto experimentó un aumento en su consumo del 8,2 por ciento, al igual que en el caso del aceite de oliva virgen, un 5,9 por ciento más, y frutas y hortalizas transformadas que suben un 4,2 por ciento. Los platos preparados vieron aumentar su demanda en un 2,9 por ciento.

En el conjunto del país, los productos frescos representaron el 50 por ciento del gasto en alimentación, 77.810 millones, mientras que la carne continuó siendo el producto de mayor importancia.

En el conjunto del país, los españoles gastaron el pasado año un total de 77.810 millones de euros, el 4,1% más respecto al año anterior, mientras que el volumen adquirido apenas subió el 0,8%, hasta 38.104,56 millones de kilos, del que casi la mitad fue de productos frescos (carne, frutas y hortalizas, y pescado).

La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, señaló que casi el 72,2% de gasto realizado correspondió a los hogares españoles con 56.175 millones de euros (3,6% más), lo que se traduce en un desembolso per cápita de 1.307 euros. Resulta, además, que parte del desembolso realizado por los españoles se debe, sobre todo, al incremento del precio del aceite de oliva y de las hortalizas frescas.

En lo que se refiere a la estructura del gasto en hostelería y restauración, aumentó a 20.160 millones de euros frente a los 19.191 millones de euros del año anterior y supone el 25,9% del gasto total, la mayor parte se corresponde a productos relacionados con productos de ocio como las bebidas alcohólicas, cervezas o vinos con denominación de origen.