Valladolid.-Un centenar de veterinarios y farmacéuticos de Castilla y León, concretamente los funcionarios, se manifestaron ayer ante la Consejería de Sanidad para exigir estabilidad en sus empleos y que «se evite su precariedad laboral». Estos trabajadores, dependientes de la Junta, afirmaron que el consejero de la Presidencia prometió públicamente resolver este problema y que desde la Consejería de Sanidad, y en menor medida desde la de Agricultura y Ganadería, «hacen caso omiso a este compromiso». El vicepresidente de la Unión Sindical de Castilla y León (Uscal) y también presidente de la Federación de Sindicatos de Veterinarios, Juan Carlos Alonso, aseguró que «desde la Secretaría General de la Consejería de Sanidad se quiere ningunear el compromiso sacando ofertas con un número de plazas insignificantes». «De nada sirve que exista una promesa de estabilización si no se ofertan las plazas necesarias para poder llegar a esa estabilización», sostuvo Alonso.