Valladolid.- Las empresas que se dedican a reparar a domicilio también son objeto de inspección por parte de la Junta. De hecho, durante los meses de octubre y noviembre la Inspección de Consumo levantó 22 expedientes sancionadores,el 8,7% del total, tras haber visitado más de 251 establecimientos en toda la Comunidad. De esta forma, en 40 de estos locales la decisión que se tomó fue archivada y en 163 ocasiones se procedió al apercibimiento, al tratarse de infracciones de escasa gravedad.

Las principales faltas que se detectaron fueron por no presentar un presupuesto previo y el resguardo de depósito. Además, se observó que en varios locales no había ni carteles indicativos ni hojas de reclamaciones. También se incumplía la normativa de facturas y la publicidad a los precios de venta al público.

Las empresas destinadas a este control de mercado han sido las que se dedican a reparar, reformar y mejorar viviendas con trabajos de albañilería, fontanería, calefacción, electricidad, multiservicios, instalación de antenas de televisión, conducciones de gas, puertas de garaje, además de escayolistas, pintores y empapeladores, entre otros muchos.

En total se han registrado 1.872 actuaciones, de las que 26 se han tenido que remitir a otros organismos, ya que la Junta de Castilla y León no tenía competencias en ese territorio.