No abre a tiempo para recoger un paquete de Amazon en Benavente, se cabrea y se hiere con una catana. Ese es uno de los últimos sucesos sorprendentes en esta ciudad de 17.500 habitantes situada al norte de Zamora, pero no el único. A continuación, repasamos algunos de los últimos hechos ocurridos en Benavente.

Enfados monumentales

Un vecino de Benavente tuvo que ser atendido a finales de enero en el Hospital de Benavente de dos cortes en una mano producidos por una catana con la que se hirió accidentalmente.

El suceso se produjo cuando, tras no llegar a tiempo a abrir a un repartidor que había acudido a su domicilio con una entrega de Amazon y terminó marchándose porque nadie contestaba, nervioso y enfadado intentó golpear una lámpara con la espada japonesa.

Delatado por las pistas

En noviembre, un vecino de la ciudad de 45 años usó la tapa de una alcantarilla para entrar a robar en dos tiendas... pero perdió las llaves de su casa y del coche, así como tarjetas de un supermercado. "Pistas" que llevaron a la Policía Municipal a detenerle.

Roban en una joyería y se llevan bisutería

En febrero, un hombre y una mujer intentaron, y en parte consiguieron, robar en una joyería del centro de Benavente, sobre las cuatro de la mañana. Los ladrones estaban haciendo mucho ruido así que despertaron a un vecino que telefoneó al 112. Había escuchado ruidos de taladro y a continuación varios golpes.

Al subir la persiana para observar que ocurría, los ladrones se percataron, uno de ellos gritó en alto “¡Agua, agua!” y bajo esta consigna abandonaron la calle a la carrera. La Policía comprobó que habían perforado el escaparate con un taladro y habían abierto un boquete con un adoquín. Se llevaron una pulsera y un anillo de bisutería de escaso valor, según confirmó el establecimiento a los agentes.

Robo de una máquina expendedora de frutos secos

Hace apenas unos días, pasadas las diez de la noche, una mujer accedió a un bar de Benavente, cogió una máquina expendedora de frutos secos y huyó a la carrera.

“No me daba la propina”

También la semana pasada, un vecino de Benavente la emprendió a golpes con un cajero automático del Banco Santander en la plaza de Santa María poco antes del amanecer. Una patrulla de la Policía Local lo sorprendió aún delante del cajero, que estaba destrozado. “Lo rompí porque no me daba la propina”, respondió a los agentes el autor, de 32 años de edad, cuando estos le preguntaron por qué la había emprendido con el cajero.

Fumar en el interior está prohibido

Una mujer obligó a intervenir a la Guardia Civil y a la Policía Local  porque la habían expulsado de un establecimiento hostelero por fumar.

La mujer, una vecina de la ciudad, había pedido el libro de reclamaciones y el propietario telefoneó a la Guardia Civil informado de la situación y siendo la hora de cierre.

Llegada la Guardia Civil y la Policía Local, la mujer explicó que estaba fumando y que la habían echado de malas maneras y no la habían dado la hoja de reclamaciones. Clienta y establecimiento podrían enfrentarse a denuncias, la primera por fumar, estando prohibido, y el establecimiento por incumplimiento del horario de cierre.

Intento de agresión a la autoridad competente

Dos andaluces fueron detenidos por insultar e intentar agredir a dos policías tras una pelea. Una pareja con domicilio en Andalucía, ella en Córdoba y el en Granada, fue detenida tras enzarzarse en una pelea con un vecino de la comarca por dos veces y seguidamente insultar e intentar agredir a dos agentes de la Policía.

Te puede interesar:

Y más acontecimientos: