30 de octubre de 2019
30.10.2019
La Opinión de Zamora
banner buzzeando
Limpieza

El misterio de los colchones abandonados en Torrevieja

El Ayuntamiento ha recogido 9.000 en sólo tres meses, lo que le ha costado más de 163.000 euros

30.10.2019 | 15:25
Un colchón abandonado en Torrevieja.

El Ayuntamiento de Torrevieja ha tenido que desembolsar 163. 451 euros en la eliminación de los 9.081 colchones que el servicio de limpieza viaria ha recogido en las calles en los meses de julio, agosto y septiembre.

La concejal de Aseo Urbano, Carmen Gómez Candel (PP), desveló hace unos días este dato para reconocer que la empresa que presta el servicio y sus operarios se han visto desbordados para hacer frente a estos vertidos de enseres.

En su comparecencia anunció que en breve dará cuenta de las multas impuestas durante las últimas semanas en procedimientos abiertos por agentes de la Policía Local que han sorprendido a los infractores en el momento -tanto particulares como empresas-. Pero también hay sanciones abiertas porque vecinos anónimos han aportado material gráfico suficiente para señalar a vecinos y empresas infractoras a través del correo: porunatorreviejalimpia@gmail.com.

"Lo normal es que cuando alguien compra un colchón el comercio que le suministra el nuevo retira el viejo, y está obligado a llevarlo a vertedero autorizado, lo que significa que más de 9.000 colchones que deberían haber ido a vertedero llevados por quienes han vendido el colchón nuevo, nos han costado dinero a todos los torrevejenses, es decir, hemos pagado todos los ciudadanos la friolera de 163.458 euros sólo por los colchones", explicó la concejala.

"Lo mismo sucede cuando se compra un electrodoméstico nuevo, nos retiran el viejo, debe llevarse a vertedero autorizado, y sin embargo cada día aparecen en nuestras calles frigoríficos o televisores", señaló. La misma secuencia se encuentran los servicios de limpieza con las podas que los jardineros deben acreditar que se retiran a vertederos autorizados pero que en muchos casos se dejan sobre la vía pública -para ahorrarse el coste de transporte y eliminación-.

Las llamativas acumulaciones de enseres, muebles, colchones y electrodomésticos junto a contenedores de residuos orgánicos son una fuente constante de quejas vecinales, que este verano arreciaban mientras el Ayuntamiento intentaba difundir que había reforzado todos los servicios de limpieza con más personal y medios, en especial en las urbanizaciones.

Ecoparque y puerta a puerta


El ecoparque local cobra al Ayuntamiento 18 euros por asumir la eliminación de cada uno de los colchones. Es la tarifa más económica que ha encontrado el municipio. Al contrario que otros materiales, los colchones tienen muy poco margen de reciclaje y reutilización.

La concejala recordó que el Ayuntamiento pone a disposición de los vecinos, un servicio de recogida puerta a puerta de muebles, electrodomésticos y otros materiales. Se atendieron este verano 884 llamadas. Pero las recogidas realizadas fueron a 8.284: 7.400 servicios fueron de retirada de vertidos incontrolados.

Gómez Candel explicó además que durante estos meses se han recogido un total de 716 toneladas de enseres, que han generado un total de 181 viajes a los vertederos autorizados para su eliminación. El pasado año 2018, para el mismo periodo, se recogieron 200 toneladas menos, según los datos del equipo de gobierno. La edil ironizó sobre la buena marcha de la economía local y de los residentes al protagonizar este gran volumen de renovación de mobiliario y colchones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mascotas

Toda la información sobre mascotas

Foto