Blog 
Al grano
RSS - Blog de Celedonio Pérez

El autor

Blog Al grano - Celedonio Pérez

Celedonio Pérez

Redactor Jefe de La Opinión-El Correo de Zamora

Sobre este blog de Benavente

La opinión de Celedonio Pérez sobre la actualidad del campo zamorano.


Archivo

  • 18
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Zamora Benavente campo ganadería

    Marionetas

    El 1 de abril desaparece el sistema de cuotas lecheras. Fiuu..., de un hachazo la Comisión Europea se carga el edificio que se empezó a construir en 2004 por mandato comunitario. Los que ordenaron poner los ladrillos van a meter ahora las excavadoras para destruir hasta los cimientos.

    En medio de las paredes, los ganaderos, las empresas lácteas, el sector entero que teme que el derrumbe acabe con algo más que los materiales de construcción. Los más indefensos, claro, los primeros de la cadena, los productores. Compraron cuota, capitalizaron sus explotaciones, vendieron su alma al diablo y ¿ahora qué? Venga, venga, a competir en el mercado libre, que ya sois mayorcitos.

    Los que controlan la Política Agrícola Común dirigen el campo europeo con mano férrea desde hace años. Nadie niega ya que sin PAC la agricultura y ganadería andarían como un pollo sin cabeza. ¿Pero cuántas barbaridades se han hecho en el camino? Aquí van dos, sangrantes y de juzgado de guardia: la prima de Herodes (se llegó a pagar por sacrificar los terneros de menos de 15 días y enterrarlos con el fin de que la carne no entrara en un mercado saturado) y la prima al cultivo del lino (130.000 pesetas hectárea), una barbaridad que invitó al fraude.

    Hoy te llevo y mañana te traigo, una política errática que ha servido, eso sí, para forzar la reestructuración del sector a un coste muy bajo.

    La liberalización del mercado lácteo que se avecina va a dejar cadáveres en el camino. Sobrevivirán los más fuertes, los más grandes. Y quizá con el tiempo hasta sea mejor para todos, incluidos los consumidores. Pero lo grave es que otra vez más la decisión se toma en despachos, lejos de los establos. Aquí todos somos marionetas, pero agricultores y ganaderos, más.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook