Cultura

Los 90 mecenas de Villabrázaro

Vecinos de la localidad hacen posible con pequeñas donaciones particulares la recuperación de la biblioteca escolar y de la memoria educativa del pueblo

"Huellas Escolares. Escuela rural de niñas y niños de Villabrázaro" se inaugurará el 17 de agosto en el edificio rehabilitado del antiguo ayuntamiento

El profesor Jerónimo Curto con los alumnos de la escuela de Villabrázaro en 1933. La fotografía ilustra el cartel de la exposición del próximo 17 de agosto.

El profesor Jerónimo Curto con los alumnos de la escuela de Villabrázaro en 1933. La fotografía ilustra el cartel de la exposición del próximo 17 de agosto. / Cedida por C. M.

Lo que comenzó siendo el descubrimiento de los albañiles bajo el solado de las antiguas escuelas ha terminado convirtiéndose en una historia de mecenazgo popular y de recuperación de la memoria colectiva. «Huellas escolares. Escuela rural de niñas y niños de Villabrázaro» es más que el título de una exposición: es por encima de todo una historia de implicación vecinal contra el olvido y de defensa activa de las raíces de un pasado no tan lejano que se asoma en sepia al mismo rincón de la hoy llamada España vacía.

Casi un siglo después, el hallazgo de unos libros escolares, ha terminado abriendo un espacio luminoso al recuerdo gracias a los donativos de 90 vecinos cuyos nombres ya se han incorporado a la intrahistoria local gracias a su mecenazgo. El próximo 17 de agosto Villabrázaro podrá visitar una muestra en el edificio multiusos rehabilitado (antiguo ayuntamiento) y encontrar en ellas no solo el pequeño fondo de material escolar hallado y restaurado, sino el testimonio gráfico de varias décadas de alumnos y profesores en cuya recopilación también han participado los vecinos.

Esta historia comenzó el pasado mes de febrero cuando, al levantar las tablas de madera de las antiguas escuelas de la localidad (todavía en restauración), los obreros se encontraron con libros y documentos escolares en mal estado mientras trabajaban restaurando el edificio. Había novelas editadas el siglo pasado y cedidas a la escuela por Luis Mayo López, algún Quijote y libros de calificaciones, fichas de alumnos y una carta a la Maestra Nacional.

Todos los mecenas bajo una fotografía de escolares de la localidad.

Todos los mecenas bajo una fotografía de escolares de la localidad. / C. M.

Dos vecinos de la localidad porfiaron por recuperarlos y restaurarlos. Y mayor fue el empeño al no recibir apoyo económico público. Una vecina, Cristina Mateos, abrió entonces una campaña de recaudación a través de una página web. Se necesitaban 1.700 euros para acometer la restauración de los libros y los documentos. Finalmente, las aportaciones en la web, en mano o a través de Bizum, han alcanzado los 2.760 euros, incluyendo un donativo del constructor que estaba reformando el edificio.

Este dinero ha hecho posible costear los trabajos de restauración de libros y documentos y, además, la recuperación y restauración de cuatro puertas alargadas, de principios de siglo XX, y dos ventanas antiguas para colocar fotos de diferentes generaciones que estudiaron en la Escuela Municipal cedidas también por vecinos. Los fondos recaudados han permitido igualmente adquirir un antiguo mapa geográfico, un pupitre y otro mobiliario, que se incorporarán a la exposición.

Cartel de la exposición.

Cartel de la exposición. / C. M.

«88 mecenas tienen el placer de invitarles a la exposición Huellas Escolares. Escuela rural de niñas y niños de Villabrázaro», reza el cartel del evento que tendrá lugar a las doce del mediodía del citado 17 de agosto. Un cocktail inaugural dará la bienvenida a los vecinos que podrán visitar la muestra en el edificio rehabilitado hasta el día 31 de ese mes en horario matinal y vespertino.

«Estas acciones recuperan parte de nuestra memoria como pueblo, una memoria expoliada, borrada y olvidada. Necesitamos construir espacios pedagógicos para que las futuras generaciones puedan tener referentes locales, puedan aprender de la dignidad de las personas y del avance de las sociedades hacia la paz y la justicia social», explicó Mateos en la campaña de recaudación de fondos pidiendo apoyo para conseguir el objetivo, que finalmente se ha alcanzado sobradamente en beneficio de la memoria colectiva de Villabrázaro.

Suscríbete para seguir leyendo