Festejos populares

Una visita de escolares ingleses a una muestra del Toro de Benavente termina en la embajada británica

La fundación suiza Franz Weber pide investigar lo ocurrido y recuerda que estas prácticas están prohibidas en el Reino Unido

Más de 40 alumnos ingleses conocieron la tradición de la fiesta benaventana durante un viaje de intercambio con el CEIP El Pinar

Imagen de la visita de los escolares británicos a la muestra sobre el Toro Enmaromado en la sede de la ABTE.

Imagen de la visita de los escolares británicos a la muestra sobre el Toro Enmaromado en la sede de la ABTE. / E. P.

La Fundación Franz Weber ha criticado este lunes "el uso de varios escolares de un centro educativo radicado en la localidad de Litherland", cercana a Liverpool (Reino Unido), "para blanquear la violencia ejercida sobre animales en prácticas como el toro enmaromado de Benavente", según ha difundido la organización suiza en un comunicado. Los escolares visitaron una exposición sobre las fiestas en la sede de la Asociación Benaventana del Toro Enmaromado (ABTE) durante un intercambio con alumnos del CEIP El Pinar.

Los naturalistas han anunciado el traslado de un escrito a la Embajada británica en Madrid para dar a conocer "este tipo de actividades camufladas como "educativas" pero que al final buscan banalizar y trivializar actividades que en su propio país están proscritas"

FFW subraya en su comunicado que la historia legislativa de Reino Unido al respecto de la protección de los animales es amplia y detallada. Así, en 1835 prohibió una convocatoria llamada "bull-baiting", el hostigamiento a toros con perros, osos u otros animales que concitaba cierto apoyo social, también en su forma de "encierro" soltando bóvidos en algunas localidades.

"Control más exhaustivo"

De este modo piden a la representación diplomática en España un control más exhaustivo sobre el tipo de actividades o propuestas que se dirigen a personas menores de edad, recordando que la Isla ratificó la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño en 1992.

"Si bien podría parecer una exposición aséptica, la misma va acompañada de comentarios de refuerzo positivo que intentan hacer entender a las niñas y niños presentes que estas "tradiciones" son aceptables, a pesar del sufrimiento y violencia a la que son sometidos los animales", explica el comunicado y refrenda el portavoz y coordinador de la Campaña Infancia sin Violencia, Rubén Pérez.

"El pasado año el Comité de los Derechos del Niño publicó el Comentario General número 26 sobre derecho a disfrutar de un medio ambiente sano. En este documento dirigido a todos los Estados firmantes se pide de forma específica alejar a las personas menores de edad de la violencia, incluida la ejercida sobre animales", abunda el comunicado.

La actividad a la que asistieron escolares británicos "va en la línea contraria, puesto que ofrece una práctica donde existe maltrato a niñas y niños que, curiosamente, pertenecen a un país que vetó estas convocatorias hace siglos", insiste la Fundación.