Excrementos caninos en las calles, mobiliario urbano destrozado, puertas y sanitarios de aseos públicos forzadas o rotas, robo de aspersores, vandalismo en jardines y parques infantiles... La lista de muestras de incivismo y desperfectos en bienes públicos se suceden cada mes sin solución de continuidad en Benavente.

La última modalidad de estragos contra la propiedad pública, de corte escatológico, ha enardecido al personal de la empresa encargada de la limpieza municipal. El pasado 16 de noviembre un trabajador que limpiaba los sanitarios de los aseos del templete de la Mota se sorprendió al comprobar que los váteres estaban atascados: sacó una prenda interior femenina lastrada con una piedra.

No fue la única. De hecho había un rosario de bragas y piedras en el interior de los sanitarios. Extrajo un total de 19 prendas interiores femeninas del fondo de los váteres.

Grifos abiertos regularmente

"De persistir esta situación, a la que hay que añadir las quejas del personal de la empresa que realiza la limpieza, no quedará más remedio que valorar el cierre de los mismos, lo que sin duda, supondría un perjuicio para el resto de ciudadanos que hacen un buen uso de los bienes públicos", explicó el concejal de Medio Ambiente y Sanidad, Manuel Burón, en la comisión informativa celebrada este miércoles.

A este episodio se suman otros actos de vandalismo. A mediados de mes forzaron la cerradura de la puerta del caseto de servicios cercano a la fuente Mineral y una puerta de los WC de la cafetería del Prado de las Pavas.

Además en los servicios públicos, algunos usuarios dejan de forma regular los grifos de los aseos abiertos, provocando pequeñas inundaciones.