Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Más de 600.000 kilos de pimiento del Tera y 60 familias pendientes del riego

Los hortelanos prevén “pérdidas económicas graves” si no les dejan regar tras invertir una media de 10.000 euros por hectárea

Coseha de pimiento verde de este año. | E. P.

El futuro de decenas de familias del Valle del Tera en Benavente está en el aire. Son familias que trabajan en el campo los productos de la huerta y que llevan más de una semana pendientes de la reanudación del riego para no perder miles de kilos del producto protagonista en esta zona, el pimiento, pero también de otros productos que sin el riego adecuado se irán al traste, como los tomates.

Pimientos italianos, en el Huerta del Tera. | E. P.

Los hortelanos muestran su preocupación por la situación que atraviesa el sector por la falta de agua, en un año que se presentaba como el de la recuperación tras la mala campaña del pasado 2020. “Los precios están más acordes este año con los gastos y parece que era el año de tirar para adelante”, explica Isabel Ruiz Mateo, agricultora y gerente de la sociedad Huerta del Tera, además de presidenta de la IGP del Pimiento Fresno-Benavente.

Pendiente la cosecha del pimiento rojo, en la Huerta del Tera. | E. P.

“No nos está dejando dormir. Tener un producto como el de este año y ver que se va a perder por no tener agua, ver que en otras cuencas están regando y aquí no, no se entiende. Queda aún algo de pimiento verde, pero estábamos empezando con el rojo”, señala.

Está previsto que esta mañana se reúna la Comisión de Desembalse para valorar la propuesta que permita soltar agua del Tera al canal de la margen derecha, unos días puntuales con el fin de salvar la campaña de este año.

En la Huerta del Tera cuentan con 20 hectáreas de pimiento de distintas variedades, de 15 productores. “Podemos decir que el producto es bueno y en cantidad”. Algunos hortelanos señalaban la pasada semana la “pésima campaña” por la problemática de la falta de agua, pero Isabel considera que “en términos generales la campaña es buena este año”.

Las quince familias de esta sociedad no son las únicas que “comen de esto, calculamos que estamos vinculadas a esta producción unas sesenta familias”. Y es que en campaña cada agricultor tiene al menos dos personas contratadas, algunos hasta seis, además de los técnicos, distribuidores y demás trabajadores, que están pendientes del riego.

“Este año esperamos una producción de unos 600.000 kilos de pimiento. El problema que tenemos es que nuestra mayor venta es el pimiento rojo y estamos a la espera del agua”, señala Isabel.

Estima esta agricultora que más de la mitad de la producción es pimiento rojo, 100.000 kilos del verde y otros 200.000 kilos del italiano.

Además de los agricultores que están adscritos a la Huerta del Tera hay otros hortelanos que tiene sus propio negocio vinculado a la venta del pimiento en la zona de Micereces y Aguilar. Hay al menos otras seis familias que siguen teniendo sus fruteros o que sirven a Merca Zamora y Merca Valladolid. “Se produce bien y con calidad. No quieren estar en la Huerta del Tera porque da menos libertad y siguen por su cuenta. Pero tenemos buena relación porque compartimos técnicos y problemáticas”.

Esperan los agricultores que hoy miércoles la Comisión de Desembalses “entienda nuestra situación. No necesitamos agua en grandes cantidades, son pocas cantidades y días puntuales. No vamos a hacer despilfarro del agua, porque no lo hacemos nunca. Hay cien mil plantas de pimiento que dependen de que haya agua. Lo demás lo sabemos hacer y muy bien. Nosotros hemos hecho los deberes. Somos profesionales, y desde hace ocho años hemos modernizado el sistema de riego para mejorar el rendimiento. Pero no depende de nosotros que nos den agua”.

Explica la gerente de la Huerta del Tera que la inversión estimada por hectárea de pimiento es de 10.000 euros. Señala, además, que, “estamos produciendo algo con mucha calidad, con cero residuos. Y vemos que las pérdidas económicas van a ser graves para muchas familias. Tanto que hay gente que ya dice que no vuelve a plantar pimientos”.

Achacan también a una falta de previsión esta falta de agua. “De la noche a la mañana nos han dicho que no podemos regar. Yo soy agricultora, vivo de ello, y si me dicen en el mes de marzo que la campaña va a durar hasta el 25 de agosto, yo no hubiera plantado pimientos, porque no soy tonta y sé que las pérdidas están aseguradas”.

Señala que ahora mismo “estamos con el semáforo en rojo. Hay algunos productores que tienen pozos o que riegan en otros canales y se han ido arreglando pero sin agua cerraremos en breve, con todo lo que ello conlleva”.

Pimiento morrón

En el aire está también la producción del pimiento morrón que cuenta en con la distinción de calidad de la Identificación Geográfica Protegida Pimiento Fresno-Benavente. Los cambios de temperatura repercupen negativamente más en este pimiento. “Ya había pasado un verano complicado con las olas de calor a las que no está acostumbrado este pimiento. Había pimientos extraordinarios. Lo que tarda más en colorear que el Lamuyo y apenas está veteado. Nos faltan ocho o diez días y está sufriendo tanto y más”, señaló Isabel. Añade también que “el Lamuyo cuando le das aporte extra de agua sufre menos que el morrón. El morrón no admite esos encharcamientos. Es más delicado y estas cosas tanto las olas de calor como la falta de agua lo soporta peor”.

Está situación pone en duda la celebración de la Feria del Pimiento, pendiente de que la producción se pueda salvar.

Compartir el artículo

stats